LA LIBERTAD GUIANDO AL PUEBLO: UNA APROXIMACIÓN A LA OBRA DE DELACROIX

Hoy aprovechando la lluvia nos acercaremos a esta obra cumbre del francés:

Durante las tres gloriosas, Delacroix fue contratado, junto a otros artistas, para salvaguardar las colecciones del Louvre, pues se temía que pudieran ser dañadas por la descontrolada revolución.

libertad11

libertad2

La escena es violenta, con dos cadáveres en primer plano. Pero el conjunto refleja el heroísmo y el ideal del pueblo de París durante las jornadas revolucionarias de julio de 1830.

libertad1

Los personajes se alzan sobre los cadáveres y emergen de entre una humareda que permite entrever a una multitud armada. Nimbada de luz, la Libertad guía e ilumina a los combatientes.

 

Para conmemorar esas jornadas el artista, que frecuentaba a los liberales hacía tiempo, decidió pintar una alegoría de la Libertad, en claro homenaje al pueblo de las barricadas. Delacroix retrató las tres clases de obreros parisienses de la época: el artesano o jefe de taller sostiene un fusil; el del sable lleva una gorra y un delantal de protección, como los empleados de las manufacturas: por último el hombre arrodillado a los pies de la Libertad representa a los temporeros que venían del campo: lleva el cinturón rojo de los que realizaban trabajos duros.

libertad3

Algunos críticos han sugerido que el hombre del fusil es en realidad un autorretrato del artista, que quería aparecer en esta gesta.

libertad4

Los granaderos de la Guardia Real, a lo lejos, parecen librar una batalla en la retaguardia, vencidos ya por la masa imponente del pueblo de París.

Pero la figura principal es la Libertad, así con mayúsculas. Un sector de la crítica la consideró un tanto populachera y no lo suficientemente idealizada para las exigencias del género alegórico de la época.

libertadmujer

Su pecho desnudo recuerda la iconografía de la Victoria, y esta identificación eleva al personaje por encima de la realidad prosaica.

El cadáver que aparece en primer plano evoca al troyano Héctor, arrastrado por el carro de Aquiles, tema tratado a menudo en las academias, y simboliza al guerrero heroico.

Toda una declaración de intenciones en el camino de la nueva pintura realista, de crítica social, de la que ya tuvimos muestras con La carga de los mamelucos o Los fusilamientos del tres de mayo en la montaña del Príncipe Pío del genial Francisco de Goya, pionero y visionario en su tiempo.

goya1

goya2

Incluso los Playmobil tienen su particular versión de este insigne cuadro

la-libertad-guiando-al-pueblo

¡Confío en que os haya resultado interesante!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s