UN ARTE PROFANO

Hoy nos acercamos a este arte desconocido, pero enormemente importante. Empecemos:

profano1

Hatfield House. Era la residencia del obispo de Ely, pero Enrique VIII se apoderó del castillo y de los bienes eclesiásticos. Posteriormente fue donado por Jacobo II al code de Salisbury. Isabel pasó allí su juventud antes de acceder al trono. El jardín, creado por Lord Salisbury, es característico del estilo Tudor

Durante los reinados de Enrique VIII t Eduardo VI se destruyeron muchas iglesias y monasterios, pero a pesar de ello, en el periodo isabelino no se levantaron grandes y nuevas construcciones religiosas.

profano3

Wollaton Hall, en Nottingham. Construida entre 1580 y 1588 esta mansión da fe del interés de los nobles ingleses por sus residencias campestres. Las ventanas, frontones, pilastras y balaustradas son típico del renacimiento. Una gran galería rodea toda la primera planta. Los ciervos le dan belleza añadida.

En cambio los nobles edificaron castillos de un estilo particular en los que la influencia italiana se hallaba muy limitada. La arquitectura que triunfó a finales del siglo XVI se caracterizó por una mezcla de geometría y luz, de simetría y ligereza.

El castillo de Hardwick Hall, construido cerca de Derby entre 1950 y 1597, constituye un excelente ejemplo de estilo isabelino.

profano7

Sin embargo, el gran arte del siglo fue el retrato cortesano. El reinado de Isabel se vio marcado por los pintores flamencos Hans Eworth y Marcus Gheeraerts padre e hijo. Sus obras tienen un gran interés histórico, ya que describen con maravillosa precisión los trajes de la epoca, lo cual de por si es una crónica impagable.

profano4

Isabel, reina que siempre siguió la moda, con una amplia gorguera y el cabello recogido. El busto comprimido por un corsé rígido sobre una fina camisa de mangas adornadas por perlas de contornos irregulares estaba a la última entre la realeza y la alta aristocracia.

Pero el miniaturista Nicholas Hilliard, gracias a quien se conocen los rostros de los personajes más célebres del momento, dio prueba de mayor originalidad, y cuando murió en 1619, gozaba de fama internacional.

profano2

Joven apoyado en un árbol. La perfección técnica de la obra y la aparente frivolidad del tema, próximas al manierismo no logran disimular una cierta melancolía. Siglo XVI. Nichols Hilliard. Victoria and Albert Museum Londres.

En sus obras destinadas a la corte, Hilliard prefirió la pureza de líneas; en cambio en sus retratos privados adoptó un estilo más libre, aunque siempre refinado.

profano5

Damas y gentiles hombres bailando. Los aristócratas de la época Tudor decoraron con riquezas sus viviendas y no dudaron en añadir un ala a sus castillos en prevision de que la reina pudiera hacerles una visita. Paul Vredeman de Vrés. Christie’s, Londres.

profano6

Henry Percy, noveno conde de Northumberland. La austeridad del traje tal vez sea un presagio del rigor puritano a no ser que subraye la tristeza del modelo. Siglo XVI. Nicholas Hilliard. Rijksmuseum, Amsterdam.

Es maravilloso descubrir estas manifestaciones artísticas, tan bellas como desconocidas. ¡Confío en que os haya resultado interesante!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s