LAS TUMBAS REALES DE UR

Hoy nos aproximaremos a estas manifestaciones, no sólo artísticas, sino también del poder que ostentaban sus representados.

ur1

Corona de hojas de oro. Símbolo de poder, de riqueza, la llevaban los príncipes, y recuerda a las diademas halladas en Micenas. Hacia 2450 a.J.C. Museo de Bagdad

En 1927-1928, en la antigua Ur, arqueólogos británicos encontraron las tumbas de los dignatarios de la I Dinastía de Ur (entre 2600 y 2400 a.J.C.).

ur5

Puñal de oro. El mango es de lapislázuli engastado con clavos de oro. Durante el III milenio, en los objetos de las tumbas reales de Ur, la técnica de la orfebrería sumeria alcanzó una perfección desconocida entonces en cualquier otro lugar. Una de las caras de la vaina está decorada con un rico trabajo de filigrana y de granulado.

Las dieciséis tumbas reales forman un conjunto de seis fosas sin bóveda y diez tumbas abovedadas de una o más habitaciones. Encerraban un gran tesoro: mobiliario, joyas y objetos artísticos. Los personajes importantes, reconocibles por sus atuendos, estaban rodeados por carros de asnos, bueyes y cocheros; había otros cuerpos vestidos más modestamente.

ur2

Casco-peluca. La cabellera ondulada, las trenzas, el moño, las orejas, los rizos, fueron cincelados a partir de una sola hoja de electro (aleación natural de oro y plata). Este casco lo llevaban los reyes en las batallas. 2450 a.J.C. Museo de Bagdad

En la “gran fosa de la muerte” había 74 cuerpos, 6 soldados armados, quizá guardianes; y 68 mujeres: 4 arpistas o tocadores de lira y 64 “damas de compañía”.

ur4

Cabeza de toro. Adornaba el extremo de una lira sumeria, que contaba con otros elementos ricamente decorados. El toro simbolizaba la fuerza y la fecundidad. La cabeza está hecha de hojas de oro martilleadas sobre un alma de madera. El pelo y la barba trenzada son de lapislázuli cincelado. Hacia 2450 a.J.C. British Museum, Londres.

En otra tumba se respetaba la jerarquía: las 28 mujeres más cercanas a la reina llevan cintas doradas en el pelo, las otras 36, más alejadas, de plata. En los cuerpos no hay signos de violencia, pero la mayoría de ellos tiene a su lado una pequeña copa de terracota o de metal, lo que confirmaría la hipótesis de una muerte por envenenamiento y, tal vez, voluntaria.

ur3

Tablero de juego realizado con cuadrados de concha, lapislázuli y caliza roja. Las piezas se guardaban en un cajón. A pesar del desconocimiento de las reglas de este juego, se adivina la importancia estratégica del “delta” situado entre las dos partes del tablero. En Egipto se han hallados algunas variantes de este juego. Hacia 2450 a.J.C. Museo de Birmingham.

Las mujeres son muy numerosas en estas tumbas, lo que permite suponer que las sacerdotisas del dios luna, Nanna-Sin, se sacrificaban cuando moría la gran sacerdotisa.

ur6

Vaso de oro. Acompañado de un bol fué encontrado en la tumba de la reina Subad. Los orfebres usaron motivos muy simples para decorarlo: espigas, zig-zag, y pliegues de la hoja de metal. Hacia 2450 a.J.C. Museo de Bagdad.

Un tema apasionante, así como la riqueza que se llevaron a la tumba.

Anuncios

TOKYO

Hoy nos aproximaremos a esta importante urbe. Empecemos:

bahiatokyo

La bahía de Tokyo. Elegida como sede del gobierno del shogún en 1603, la ciudad recibió el nombre de Edo, “puerta de la Bahía”, hasta que en 1608 fue rebautizada con el de Tokyo. Su desarrollo se halla vinculado a la importancia de su tráfico portuario.

Destruida por un terremoto en 1923 y por los bombardeos aliados en 1945, la ciudad de Tokyo cuenta con pocos vestigios de su pasado.

Su imagen actual es la de una megalópolis gigantesca que agrupa a mas de 30 millones de personas- la cuarta parte de la población japonesa-, de las que 12 millones viven en Tokyo capital.

shinjuku1

El barrio de Shinjuku es uno de los más animados de Tokyo. Paraíso del Gadget y de la electrónica durante el día atrae a gran número de turistas.

El precio del metro cuadrado en esta ciudad superpoblada es, sin duda, uno de los mas altos del mundo, por lo que un buen número de sus habitantes se han desplazado a la periferia.

shinjuku tren

Shinjuku. Al este de la estación de tren se extiende una red de calles repletas de cafés, cines, salas de juegos electrónicos, sex-shops y cabarets que dan a este barrio una dudosa reputación.

Es difícil distinguir el verdadero centro de Tokyo. El Palacio Imperial aún señala el corazón de la ciudad. Harajuku es el barrio de los jóvenes, que a veces cantan y bailan en la calle. En Asakusa se descubre un Japón más tradicional alrededor del templo de la diosa Kannon y de los cerezos en flor.

tokyo3 shinjuku goyen

Shinjuku. Al otro lado del parque de Shinjuku Gyoen se alzan los nuevos rascacielos del “Manhattan de Tokyo” que albergan las sedes de grandes empresas, hoteles de lujo y el nuevo Ayuntamiento.

El Kabutocho, la bolsa de Tokyo, es uno de los grandes centros financieros del planeta. Y aunque Tokyo ha sido considerada durante mucho tiempo una ciudad muy segura, esta imagen se ve hoy empañada por el aumento de la criminalidad, por la presencia de personas sin techo en las estaciones de tren y por numerosos problemas de pérdida de identidad y contaminación en una urbe cada vez más caótica.

TokyoMetropolitanGovernmentOffice

El Ayuntamiento. Desde 1991 las dos torres gemelas del arquitecto Kenzo Tange dominan la capital con sus 265 metros de altura.

Pese a todo su encanto es innegable.

¡Confío en que os haya gustado!

LOS MONUMENTOS A LOS CAÍDOS

Como parece estar de moda el tema hoy nos aproximaremos a algunos de ellos.

Una de las consecuencias de la guerra fue un retorno a los valores sagrados, favorecida por los combates y el dolor de las familias.

Tres personajes religiosos femeninos sirvieron de tema en Francia a los artistas que concibieron monumentos a los caídos: la Virgen María: Juana de Arco, libertadora de la patria y beatificada en 1909; y la carmelita Teresa de Lisieux, también en proceso de beatificación.

240px-Sermentizon_clocher_2

El gallo, uno de los símbolos caracteristicos en el arte funerario francés.

En 1916 el escultor J. Ajalbert escribió : Cómo glorificar a los caídos por la patria, en cuyas conclusiones afirmaba la necesidad de “repetir la unión sagrada (…) del rico y el pobre, del sacerdote y el maestro, del señor y el boyero”. La guerra había puesto fin al anticlericalismo sectario.

Los monumentos a los caídos que florecieron a partir de 1919 eran muy variados: desde una simple estela con palmas y cruces de guerra hasta las composiciones panorámicas con personajes vestidos a la antigua usanza.

monumento1

La Francia de ultamar y colonial también pagó un pesado tributo a la victoria, como prueban las largas listas de caídos pro la patria. LeLorrain, Martinica.

Otros evocaban la figura del soldado de infantería francés o el combate del gallo galo contra el águila de los Hohenzollern.

Hasta 1924 se inauguraron 35.000 monumentos. Se erigieron cinco osarios en los escenarios de las grandes batallas, como Verdún o el Somne, y el este y el norte de Francia se cubrieron de necrópolis militares.

monumento2

El escultor representó aquí a las mujeres, madres, hermanas, novias, llorando a los caídos en el campo de honor. Paul Dardé. Lodéve.

Franco construyó el Valle de los Caídos para conmemorar su victoria, símbolo de su creencia de la misión providencial que desempeñaba en la historia de España.

En un monte de la Sierra de Guadarrama, cerca del Monasterio que en El Escorial levantara Felipe II, Franco (en un claro ejemplo de imitación megalomaníaca) erigió un memorial dedicado a los caídos en la guerra, en el que él mismo fue enterrado a su muerte.

En el decreto fundacional de la obra, de 1 de abril de 1940, año en que empezaron los trabajos de su construcción, se decía que aquel debía de ser “lugar de permanente peregrinación de generaciones futuras”.

los-franquistas-se-despiden-de-su-valle-es-un-ultimo-adios-antes-de-la-exhumacion

La cruz y la basílica subterránea del Valle de los Caídos fueron la obra magna del régimen, levantada empleando a presos políticos; como hizo Felipe II, el mismo Franco eligió el emplazamiento de su monumento funerario, en el Risco de la Nava del Escorial. 1942-1959. Pedro de Muguruza y D. Méndez.

Unas 20.000 personas, entre las que había prisioneros de guerra, trabajaron en aquella empresa faraónica hasta su inauguración el 1 de abril de 1959. Una gigantesca Cruz de 150 metros de altura se yergue sobre una basílica y un monasterio subterráneos; en este lugar, y junto a cientos de combatientes nacionales, fueron enterrados algunos soldados republicanos, en un gesto de reconciliación.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

UNA APROXIMACIÓN A LA GUERRA DE SUCESIÓN EN EL ANIVERSARIO DE LA LLEGADA AL TRONO DE FELIPE V

Un día como hoy, pero en 1700 llegaba al trono español el rey Felipe V, tras el fallecimiento de su antecesor, Carlos II llamado “el hechizado” sin haber tenido descendencia.

carlos-ii-hechizado--644x362

El nuevo rey, Felipe V, llegó a Madrid en Abril de 1701. En un primer momento sólo el emperador protestó por las disposiciones del testamento de Carlos II; las demás potencias dieron la impresión de aceptarlo. Pero la arrogancia del Luis XIV y su voluntad de mantener los derechos eventuales de Felipe V al trono de Francia provocaron un cambio de actitud.

aa374621_0d0c0dbd

Inglaterra y las Provincias Unidas no podían estar satisfechas con una solución que daba a Francia una influencia preponderante en Europa y en el mundo. Tenían la formación de un bloque hegemónico compuesto por Francia y la corona hispánica, que habría amenazado seriamente el equilibrio europeo.

En mayo de 1702 aquellas potencias declararon la guerra a Luis XIV para obligarle a renunciar a la herencia española. Dos años después el archiduque de Austria, rival del duque de Anjou, desembarcó en Lisboa. En 1703, Saboya y Portugal se unieron a la alianza antifrancesa.

La cuestión dinástica había desembocado en un conflicto general que repercutió en toda Europa (hubo batallas en los Países Bajos, en Alemania y en Italia), pero se centró principalmente en la península Ibérica. En agosto de 1704 los ingleses tomaron Gibraltar (ahí empezaron los problemas que aún siguen vigentes).

gibraltar

Al año siguiente las armadas inglesa y neerlandesa tomaron Barcelona. Desde aquella plaza y con el auxilio de sus aliados el archiduque de Austria avanzó hacia el interior de la península, logrando atraer a su causa a Cataluña, Valencia y Aragón. En julio de 1706, entró en Madrid, donde sólo pudo mantenerse un mes escaso.

Archiduque-Carlos-de-Austria

Felipe V empezó la reconquista de los territorios perdidos. El 28 de abril de 1707 su ejército derrotó a los británicos en Almansa; de esta forma recuperó Valencia y Aragón. La guerra prosiguió con diversa fortuna, hasta 1713. En septiembre de 1710 Madrid volvió a caer en manos de los partidarios del archiduque, aunque por poco tiempo. En enero de 1711 Zaragoza se rindió a Felipe V.

felipeV

En aquel momento los Borbones habían ganado la partida en el campo de batalla, pero debían vencer también en el terreno de la diplomacia. La suerte les sonrió. En abril de 1711 murió el emperador José I. Su hijo, el archiduque Carlos de Austria, recogía su herencia. Entonces Gran Bretaña y las Provincias Unidas dejaron de apoyar sus pretensiones al trono español, al no querer otra nueva versión de una España tan imperial como la de Carlos V.

Museo Thyssen- Bornemisza

 

Se avinieron ambos a reconocer pues a Felipe V, a condición de que renunciara a sus derechos en Francia. Luis XIV aceptó, y en Abril de 1713 se firma en Utrecht la paz entre Francia, España, Gran Bretaña, las Provincias Unidas, Portugal, Saboya y Prusia.

Así se gestó el cambio de dinastía en España.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

LA MÚSICA EN LA ALTA ANTIGÜEDAD

Tras un parón de unos días vuelvo a escribir. Empecemos:

Después de su salida de Egipto, el pueblo hebreo celebro cantando y bailando la derrota de los ejércitos del faraón. Miriam, hermana de Moisés, animó a las muejres tocando la pandereta, mientras Moisés entonaba un cántico.

musica

Mujeres tocando instrumentos musicales y bailarinas en un banquete funerario. Los banquetes y el culto a los muertos del antiguo Egipto tendieron a transformarse en celebraciones profanas en las que participaban bailarines e intérpretes vestidos y peinados a la moda. Hacia 1400 a.J.C. Pintura de la tumba del escriba Nebamun, Tebas.

En la Biblia la música está omnipresente y tiene diversas funciones. Puede contribuir a que el pueblo se entregue al desenfreno, como en el episodio del becerro de oro, o ser destructora, como cuando las trompetas suenan alrededor de Jericó y provocan la caída de las murallas.

También puede aportar serenidad, como cuando David toca para Saúl, o servir para cantar la gloria de Yavhé: parece que al principio, una de las funciones sacerdotales era la de cantar y bailar como hizo David ante el arca.

Lira_egypt_G

Lira egipcia. De introducción bastante tardía, la lira -símbolo de excelencia de la música en la cultura occidental- era un instrumento tosco, por lo que pronto fue sustituído por el arpa. Siglo XV a.J.C. Museo del Louvre, París.

Exiliados en Babilonia, los hebreos cantaron sus penas. Los poemas, salmos y cánticos de la Biblia estaban destinados a ser cantados, pero no se ha conservado su notación.

bard-cantante-con-lira-figura-de-bronce-10-6-aec-periodo-geometrico-ubicacion-el-museo-arqueologico-de-heraklion-creta-grecia-pntdkt

Estatuilla de bronce de un cantante cretense. Imagen cortesía de alamy stock photo. El canto, la expresión más depurada de la música, aparece en todas las civilizaciones de la antigüedad. A menudo el cantante se acompañaba de un instrumento, en este caso la lira. Hacia 1200-800 a.J.C. Museo del Heraklión.

Tampoco existen representaciones de músicos hebreos, porque Dios les prohibió representar la figura humana, pero es de suponer que los instrumentos de los hebreos eran parecidos a los de otros pueblos de la antigüedad oriental: de percusión (tambores y panderetas); de viento (flautas y trompetas), y de cuerda (laúdes y cítaras)

elamitas

Músicos elamitas tocando después de la Batalla de Til Tuba. La función de celebración de la música en Mesopotamia era, además de religiosa, guerrera. Siglo VII a.J.C. British Museum, Londres

¡Espero que os haya resultado interesante!