LOS MONUMENTOS A LOS CAÍDOS

Como parece estar de moda el tema hoy nos aproximaremos a algunos de ellos.

Una de las consecuencias de la guerra fue un retorno a los valores sagrados, favorecida por los combates y el dolor de las familias.

Tres personajes religiosos femeninos sirvieron de tema en Francia a los artistas que concibieron monumentos a los caídos: la Virgen María: Juana de Arco, libertadora de la patria y beatificada en 1909; y la carmelita Teresa de Lisieux, también en proceso de beatificación.

240px-Sermentizon_clocher_2

El gallo, uno de los símbolos caracteristicos en el arte funerario francés.

En 1916 el escultor J. Ajalbert escribió : Cómo glorificar a los caídos por la patria, en cuyas conclusiones afirmaba la necesidad de “repetir la unión sagrada (…) del rico y el pobre, del sacerdote y el maestro, del señor y el boyero”. La guerra había puesto fin al anticlericalismo sectario.

Los monumentos a los caídos que florecieron a partir de 1919 eran muy variados: desde una simple estela con palmas y cruces de guerra hasta las composiciones panorámicas con personajes vestidos a la antigua usanza.

monumento1

La Francia de ultamar y colonial también pagó un pesado tributo a la victoria, como prueban las largas listas de caídos pro la patria. LeLorrain, Martinica.

Otros evocaban la figura del soldado de infantería francés o el combate del gallo galo contra el águila de los Hohenzollern.

Hasta 1924 se inauguraron 35.000 monumentos. Se erigieron cinco osarios en los escenarios de las grandes batallas, como Verdún o el Somne, y el este y el norte de Francia se cubrieron de necrópolis militares.

monumento2

El escultor representó aquí a las mujeres, madres, hermanas, novias, llorando a los caídos en el campo de honor. Paul Dardé. Lodéve.

Franco construyó el Valle de los Caídos para conmemorar su victoria, símbolo de su creencia de la misión providencial que desempeñaba en la historia de España.

En un monte de la Sierra de Guadarrama, cerca del Monasterio que en El Escorial levantara Felipe II, Franco (en un claro ejemplo de imitación megalomaníaca) erigió un memorial dedicado a los caídos en la guerra, en el que él mismo fue enterrado a su muerte.

En el decreto fundacional de la obra, de 1 de abril de 1940, año en que empezaron los trabajos de su construcción, se decía que aquel debía de ser “lugar de permanente peregrinación de generaciones futuras”.

los-franquistas-se-despiden-de-su-valle-es-un-ultimo-adios-antes-de-la-exhumacion

La cruz y la basílica subterránea del Valle de los Caídos fueron la obra magna del régimen, levantada empleando a presos políticos; como hizo Felipe II, el mismo Franco eligió el emplazamiento de su monumento funerario, en el Risco de la Nava del Escorial. 1942-1959. Pedro de Muguruza y D. Méndez.

Unas 20.000 personas, entre las que había prisioneros de guerra, trabajaron en aquella empresa faraónica hasta su inauguración el 1 de abril de 1959. Una gigantesca Cruz de 150 metros de altura se yergue sobre una basílica y un monasterio subterráneos; en este lugar, y junto a cientos de combatientes nacionales, fueron enterrados algunos soldados republicanos, en un gesto de reconciliación.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s