EL MUSEO DE LOS RELOJES DE LA GRAN VIA: UN SUEÑO DE ALEJANDRO GRASSY HECHO REALIDAD

Al hilo del magnífico paseo que realizamos por la Gran Vía y sus azoteas recientemente hoy haré una breve crónica de este singular edificio que se encuentra al comienzo del primer tramo de la misma.

Es posible visitar con cita previa este pequeño y desconocido museo de relojes antiguos ubicado en el sótano de la Joyería Grassy. Este pequeño museo, tan discreto como singular, se inauguró en 1953, y muestra la colección personal de Alejandro Grassy, fundador de la tienda de origen suizo, que se enamoró de Madrid.

grassya

Inauguración y bendición del edificio. Alejandro Grassy aparece a la izquierda en la fotografía.

Hay relojes de todo tipo: de mesa, de pie, de péndulo, de cuerda o de estilo Imperio, y la mayoría son franceses, ingleses y alemanes, aunque también hay una pequeña y bellísima colección de relojes japoneses del siglo XVIII, una de las pocas en manos privadas de la Europa de aquella época.

Grassy1

Imagen general del interior.

Prácticamente todos, además de cumplir la función de dar la hora, tienen un carácter ornamental, lo que resulta un buen indicio para hacerse una idea del estilo de vida del siglo XV en adelante.

grassy2

Bonito ejemplar con motivos navales.

La particularidad de estos relojes es que están “vivos”, es decir, en pleno funcionamiento o en condiciones de funcionar.

graasy4

Reloj-jaula, cuyo pájaro se mueve de modo autómata y  canta al dar las horas

En el Museo Grassy no aceptan grupos de visitas demasiado grandes, pues el recinto es de pequeñas dimensiones; tampoco ofrecen una amplia información sobre los relojes expuestos, mas allá de los carteles que explican el origen y tipo de reloj en cuestión; de todos modos merece la pena dejarse caer por allí.

grassy4

Otro bello ejemplar

Grassy se ubica en un edificio emblemático. Construido en 1916 por Eladio Laredo, el edificio Grassy presenta un estilo absolutamente ecléctico que le da un carácter muy especial a la Gran Vía.

edificio-grassy

El edificio en el arranque de la Gran Vía ocupa el lugar de la anteriormente conocida y derruída “Casa del ataúd”

En los alrededores, como curiosidad para rematar la crónica, la quinta planta del Hotel Petit Palace Alcalá, en Virgen de los Peligros 2 se encuentra el restaurante El Bilbaíno. Su secreto son sus espectaculares vistas sobre la calle Alcalá y sus edificios emblemáticos. La cúpula del Teatro Alcázar o las cuádrigas del antiguo edificio del Banco de Bilbao son buena muestra de ello.

grassy5

El Bilbaíno y sus espectaculares vistas.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s