LA FANTASMA ENAMORADA DE LA IGLESIA DE SAN JOSÉ

La Iglesia de San José de Madrid, ubicada en el número 43 de la calle Alcalá, es posiblemente la más buscada por los “cazadores de fantasmas”, que se dice abundan por toda la ciudad, y sobre todo en este lugar.

san jose

Bonita imagen exterior de la Iglesia

La primera de estas historias sucedió en el siglo XIX, poco después de la expulsión, en 1836 de las Carmelitas Descalzas de San Hermenegildo que, desde 1586 habitaban el convento al cual la iglesia de San José pertenecía.

Al partir dejaron los edificios vacíos y sin uso, quedando en el recuerdo los fantasmas de los antiguos habitantes. Fue entonces cuando ocurrió el siguiente extraño caso.

Después de cenar con su familia en Nochevieja, un joven fue a uno de los bailes que se celebraban en los palacios más nobles de Madrid. Estaba observando a los invitados desde hacía un rato cuando, a las tres en punto de la madrugada, entró en la sala la muchacha más hermosa que jamás había visto. Se apresuró a saludarla y pasaron la noche bailando.

Ya casi de día, la joven le dijo que tenía que volver a casa. Caminaron de la mano por las calles de Madrid hasta que llegaron a la Iglesia de San José. “Yo me quedo aquí”, dijo ella. El galán pensó que se había equivocado, sin embargo ante la insistencia pensó que ella le tomaba el pelo, y se fue molesto.

Al día siguiente, a mediodía, el jóven volvió a pasar delante de la Iglesia, y vió que se celebraba un funeral. Curioso, entró en el templo, y se aproximó al féretro para ver quién había muerto.

san jose2

Cristo crucificado de una de las capillas

Grande fue su espanto al ver que en el ataud estaba la joven con la que había bailado la noche anterior. A punto de desmayarse salió corriendo de la iglesia cuando oyó que alguien le seguía. Era una joven. Le preguntó qué le pasaba. Cuando el galán le contó qué había ocurrido ella le dijo:” Esa muchacha era mi prima. Siempre estuvo enamorada de ti, sin embargo era demasiado tímida para acercarse y decirte algo. Ayer, a las tres de la madrugada, murió…”.

Hay otra versión de esta leyenda urbana, aunque cambian los nombres de los protagonistas: él se llamaba John y era inglés. Ella, Elena de Mendoza, perteneciente a una familia noble. Ambos se encontraron en un baile de máscaras durante la fiesta de carnavales. Supuestamente, esto ocurrió el 12 de febrero de 1853.

san jose3

Imagen del retablo principal

Esa leyenda es el punto de partida para otras que le siguieron, también en las proximidades de la Iglesia de San José, y también protagonizadas por apariciones sobrenaturales, como la de la Casa de las Siete Chimeneas, de la que ya os hablé anteriormente.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s