LA LICUEFACCIÓN DE LA SANGRE DE SAN PANTALEÓN

Una vez al año, el 26 de julio, la sangre de San Pantaleón, conservada en una ampolla-relicario de la Iglesia del Real Monasterio de la Encarnación, se somete al prodigio de la licuefacción: la sangre del santo pasa de estado sólido a líquido.

pantaleon1

La Iglesia jamás se ha pronunciado oficialmente al respecto del llamado “milagro de San Pantaleón”.

En Nápoles ocurre algo similar con la sangre de San Genaro. En ambos casos, según la tradición, cuando la sangre de los santos no se licúa ocurren grandes catástrofes, como la Primera Guerra Mundial en 1914, o la Guerra Civil española en 1936.

pantaleon2

Hasta 1993 se permitía que los fieles besaran el relicario que contiene la sangre, pero debido a las escenas de exaltación que ocasionaba y los daños que empezó a sufrir la reliquia, se prohibió el acto.

Hoy en día el milagro se proyecta en unas pantallas de televisión, todo muy moderno, de circuito cerrado, instaladas para el evento.

pantaleon3

La ampolla con la sangre del santo estuvo en manos del Vaticano hasta que el Papa Paulo V se la, regaló a Juan de Zúñiga, virrey de España en Nápoles, y éste la donó en 1611 al Real Monasterio de la Encarnación, porque fue aquí donde su hija, Mariana de Jesús tomó los hábitos.

pantaleon6

pantaleon7

Además de la sangre del santo, el monasterio conserva otro tipo de restos no menos importantes para los fieles, como ocho brazos de mártires, una pierna de Santa Margarita, parte de la espalda de Tomás de Villanueva, o un brazo de Santa Isabel, entre otros, distribuidos en 700 relicarios.

pantaleon4

El milagro de la licuefacción de la sangre de San Pantaleón en Madrid o Roma, y el de San Genaro en Nápoles, ha sido tantas veces negado como aceptado por numerosas personas, incluso algunos han fabricado ex nihilo, un producto similar a la sangre supuestamente milagrosa, a base de cáscara de huevo, sal de cocina y carbonato de hierro, productos que existían en la Edad Media.

pantaleon5

El resultado es una solución bastante densa, que se licúa al sacudirla gracias a un fenómeno llamado “tixotropía”. Al igual que la sangre de San Pantaleón, este preparado se licúa la mayoría de las veces. A veces de inmediato, algunas lentamente y otras no ocurre.

Yo os recomiendo que vayáis a comprobarlo. ¡Se os pondrán los pelos de punta!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s