ESCULTURAS DE LOS CINCO SÓLIDOS PLATÓNICOS

Las cinco figuras geométricas distribuidas en diferentes puntos del distrito de Arganzuela representan uno de los grandes misterios de la ciudad por la poca o nula información que se tiene sobre ellas y por su significado simbólico.

Se trata de un hexaedro, un icosaedro, un tetraedro, un octaedro y un dodecaedro, todos ellos diseñados por el escritor Luis Racionero y el arquitecto Ismael Guarner.

El arquitecto Manuel Ayllón fue el Consejero Delegado del Consorcio Urbanístico del Pasillo Verde Ferroviario y el propulsor del proyecto.

La ubicación de estas figuras no fue elegida al azar, pues cada punto marca en la superficie el recorrido subterráneo del nuevo trazado ferroviario de 7 kilómetros entre la estación de Atocha y Príncipe Pio.

Estas esculturas representan a los cinco sólidos platónicos que aparecen en el tratado de geometría de Luca Pacioli (Sansepolcro 1445-1517), un fraile franciscano precursor del cálculo de probabilidades.

En su obra más importante, De la Divina Proporción, aborda temas vinculados a los polígonos y a la perspectiva que luego fueron usados por los pintores del Quattrocento.

También fue maestro de Leonardo Da Vinci. Las esculturas de los sólidos platónicos del distrito de Arganzuela resultan un tanto extrañas e indescifrables para el paseante acostumbrado a obras urbanas más figurativas.

Su existencia se debe a un objetivo concreto: indicar la “perfección del orden natural” y su traslado inteligente a las obras de los hombres.

La geometría  es la disciplina por excelencia del universo iniciático masónico. Para el arquitecto Manuel Ayllón el conocimiento de los números y su significado permite medir el progreso en la escala del conocimiento masónico.

sólidos2

Los diferentes niveles por los que tiene que pasar el aprendiz para alcanzar el grado de maestro están relacionados con el conocimiento de la geometría y de su significado simbólico.

El 1 es la unidad, lo esencial, el 2 el principio de la dialéctica, lo masculino y lo femenino, el 3, la trinidad, lo sagrado y lo divino, el 4, los cuatro elementos…y así sucesivamente.

En el caso de los sólidos platónicos , cada poliedro está formado por polígonos elementales, y el plano (es decir, la doble dimensión) los eleva a lo espacial y corpóreo (las tres dimensiones).

solidos3

El tránsito del 2 al 3 es también un tránsito iniciático orientado a transformar a un profano en iniciado, a un aprendiz de masón en maestro masón, lo que en cierta forma equivale a “salir de las tinieblas para ir hacia la luz”.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s