LA GUERRA, FUENTE DE INSPIRACIÓN

El final de la guerra dio rienda suelta a la creatividad de los artistas. Impulsados por el cinismo, el deseo de olvidar, el ansia de liberación o la voluntad de expresar el horror.

El movimiento más espectacular fue el expresionismo alemán, vigente entre 1919 7 1933. La nueva objetividad rechazó los valores tradicionales que llevaron a la guerra y a la derrota; Otto Dix, George Grosz o Max Beckmann estaban obsesionados por la crudeza morbosa de los rostros de los soldados heridos.

guerra1

Inválidos de guerra jugando a las cartas. Los cuadros expresionistas alemanes rezuman una ácida crítica social. Los horrores de la guerra aparecen denunciados de manera corrosiva, dando una visión de la pesadilla de la Alemania vencida. 1920, Otto Dix.

En 1919 Walter Grophius construyó en Weimar la Bauhaus, escuela de arquitectura y artes decorativas.

Siguiendo sus pasos Paul Klee, y Vasili Kandinsky intentaron asociar arquitectura, pintura y escultura con los medios técnicos modernos.

guerra2

Sin novedad en el frente, novela pacifista del alemán E.M. Remarque (1928), prohibida por los nazis, fue llevada al cine en 1930 y en 1964. LA imagen pertenece a la de Universal Pictures de 1930

Los pintores metafísicos italianos, como Giorgio de Chirico, expresaron la desolación y la locura del mundo por medio de objetos insólitos.

En Francia fauves y cubistas como Picasso, Bracque o Léger rompieron con el pasado. La música de Mahler y de Schönberg, mal aceptada antes de la guerra, conquistó al público.

gromaire

La Guerra. Los tonos fríos utilizados por el pintor, herido en 1917, traducen la crudeza del conflicto con una sobriedad opuesta al expresionismo alemán. Los uniformes azules encierran como una coraza a estos soldados de rostros pétreos. 1925. Manuel Gromaire. Museo de Arte Moderno de la ciudad de París

 

Las películas de Buster Keaton y Charlie Chaplin dejaron atrás los inquietantes largometrajes alemanes de Fritz Lang o el lirismo revolucionario soviético de Serguéi Eisenstein.

guerra4

El fuego, de Henri Barbusse, relata la vida fraternal y colectiva de un destacamento en medio de las miserias de la guerra. Publicada en 1916, la obra recibió en seguida el premio Concourt.

Una época convulsa, pero que dejó una huella apasionante en todos ellos.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

de artealinstante. Curiosidades, biografías, exposiciones, arte a golpe de clic Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s