DAVID PAQUET Y SU UNIVERSO

Hace unos días tuve la suerte de asistir a la inauguración de la muestra “Universo de David Paquet.  La exposición está ubicada en la Galería Binomio, en la calle del Biombo, en pleno Madrid de los Austrias.  Dicha Galería fue durante décadas el estudio del artista madrileño Gerardo Rueda, miembro  fundador en 1966, junto a Zóbel y Torner, del Grupo de Cuenca, así pues el lugar destila arte por sus cuatro costados.

A la izquierda David. A la derecha la Galería con la obra de su fundador.

 

David Paquet es un pintor cercano y enormemente simpático. Así lo comprobé durante la inauguración, en la que estuvo atento en todo momento de los asistentes, que fueron muchos, tal poder de convocatoria tiene su fascinante y magnética obra.

 

Viajero incansable, ha recogido influencias de cada travesía que ha realizado a través del mundo. Firmemente convencido de que la pintura es un arte que, a través de sus composiciones, sus figuras, sus formas, y sus colores tienen un impacto directo sobre el estado de ánimo, se conmueve ante el arte de los primeros habitantes del universo.

Gusta de plasmar en sus lienzos de acrílico cuidadísimo a las personas y sus creencias, los animales, la sagrada y mágica geometría, con un lenguaje plástico lleno de colores.

Viaja como un nómada a través de todos los periodos del arte, con la intención de tomar de cada uno de ellos lo que le sirve para tratar de darle a su arte ese efecto sanador.

“Mis obras son ilustraciones poéticas de lo que pienso”  dice este superrealista, que tendrá espacio permanente en Matadero- Madrid. Desde niño pintaba personajes y seres imaginarios. Se define paisajista mental, y reflexiona sobre la visión poética del universo, que trata de trasladar a sus obras.

A David le define la geometría, con formas no excesivamente complicadas. A mi particularmente me ha encantado ese punto transgresor de obras como su versión de Saturno devorando a su hijo, en clave de humor. O sus “hombres de barro”, en los que esta presente eso que piensa de que el ser humano es lo más maravilloso que hay.

La muestra recoge su obra desde 2010, y en ella hay una curiosa interpretación de la teoría del big bang.

¿Una curiosidad? Formó parte de la movida en los 80, llegando a exponer junto al mismísimo Paco Clavel.

Yo lo deseo de corazón el éxito que merecen los artistas que, como él, tienen ese aura de originalidad, esa singularidad que hace que se distingan del resto.