EL BALANCE DE LAS INDEPENDENCIAS

Una vez liberado,, el continente latinoamericano ardía en deseos de salir de su letargo económico. Sin embargo, algunos signos preocupantes oscurecían el horizonte.

independencia1

Alto de unos viajeros en una granja de la Pampa argentina. Tan solo el característico traje masculino indica que la escena no se desarrolla en Europa. Siglo XIX. P. Pueyrredon. Museo de Bellas Artes de la Boca, Buenos Aires.

Tras el fracaso del congreso de Panamá, la unión resultó imposible. Las 19 nuevas repúblicas eran dispares: todo separaba, por ejemplo al minúsculo El Salvador del inmenso Brasil.

Además la diversidad climática, los ríos y los macizos montañosos obstaculizaban las comunicaciones .

independencia6

La independencia de Perú no modificó la situación del pais, que continuó tan pobre como antes. 1843. M. Radiguet. Servicio Histórico de la Marina, Vincennes.

Los criollos dominaban por doquier, a pesar de estar divididos entre conservadores y liberales, y gracias a sus haciendas, inmensas propiedades agrícolas, tenían en sus manos el poder y la fuerza económica, mientras que los indios y los negros estaban privados de tierras.

independencia4

A principios del siglo XIX México conservaba en su arquitectura el inequívoco aspecto español y Europeo. Museo de la ciudad, México.

A causa de la desigual distribución de la riqueza, las sociedades latinoamericanas constituían verdaderos polvorines. Desde el principio los jóvenes estados se dotaron de fuerzas armadas importantes, y vieron cómo se sucedían, uno tras otro, los pronunciamientos (golpes de estado militares).

independencias2

México posee un subsuelo rico en cobre, oro y plata, de lo que da testimonio esta explotación minera en Zacatecas, 1840. Pedro Gualdi, Museo Nacional de historia, México.

La independencia hizo que se consolidaran unas fuerzas que obstaculizarían cualquier transformación social, y caerían en la trampa del neocolonialismo  norteamericano.

bolivar

La villa de Simón Bolívar, en Bogotá era similar a las grandes haciendas de la América hispánica. Siglo XIX. Ramón Torres Méndez.

 

¡Confío en que os haya resultado interesante!