ASESINATO EN LA CATEDRAL

Tema apasionante el de hoy. Comencemos:

El arzobispo de Canterbury, primado de Inglaterra, tenía por misión defender el prestigio y autoridad de la iglesia. Enrique II necesitaba para este puesto un hombre de confianza, y creyó haberlo encontrado en la persona de Tomas Beckett. Era hijo de un mercader de Londres, y había estudiado en París antes de entrar al servicio del arzobispo de Canterbury.

asesinato6

El arzobispo discute con Enrique II sobre las relaciones entre la Iglesia y el Estado, decidido a mantener la autonomía del clero. La firmeza del prelado favorecía los intereses del rey de Francia Felipe Augusto, quien le ofreció asilo. Siglo XIV, British Library. Londres.

Sus brillantes cualidades hicieron que se le nombrara archidiácono. Enrique II se fijó en el y lo nombró canciller en 1156. Tomás sirvió al rey admirablemente, y no vaciló en imponer fuertes impuestos a la Iglesia, pero cuando Enrique II le hizo nombrar arzobispo de Canterbury, Tomas Beckett cambió radicalmente, y antepuso los intereses de la Iglesia a los de su rey.

asesinato5

Cabecera románica de la Catedral de Canterbury. Fue destruida por un incendio en 1174 y reconstruida un año después por el maestro de obras francés Guillermo de Sens. Tomás Beckett fue asesinado muy cerca de aquí, en el transepto por los caballeros de Tracy de Moreville, Fizturse y Le Breton.

En 1163 el rey publicó las Constituciones de Clarendon, que sometían a los clérigos a los tribunales laicos. Beckett se exilió y consiguió que el Papa Alejandro III condenara dicho texto. Regresó a Inglaterra el 1 de diciembre de 1170 sin ceder en su postura. Se hizo evidente el odio que enfrentaba al rey con el arzobispo, y a fines de diciembre el rey envió a Canterbury a cuatro caballeros que asesinaron a Tomás Beckett en su catedral.

asesinato4

Asesinato de Tomás Beckett. El obispo está representado dos veces: a la derecha en pie ante el altar con báculo y vestiduras sacerdotales, y en el centro, prosternado en oración, mientras sus asesinos levantan las armas. Siglo XIV.British Library Londres.

Tomás, considerado mártir, fue canonizado en 1173. Su tumba, en la que se produjeron milagros, se convirtió en lugar de peregrinación muy popular, proporcionando grandes beneficios a Canterbury.

asesinato1

Relicario de esmalte. Abajo el asesinato de Tomás Beckett y en la tapa los funerales. Su relicario fue destruido en el siglo XVI por orden de Enrique VIII, pero otros santuarios poseían reliquias del obispo. 1220. Museo de Cluny, París.

Enrique II, al saber que la opinión pública estaba contra él, tuvo que hacer penitencia pública.

 

Tomas Beckett. Desde su muerte el obispo fue considerado santo. Las vidrieras de la capilla de la Trinidad narran los milagros que realizó. Vidriera gótica del siglo XIII. Catedral de Canterbury.

Merece la pena escaparse a Canterbury, lo digo porque he estado allí.

¡Confío en que os haya gustado!

Anuncios