LA LÁPIDA QUE RECUERDA LOS FUSILAMIENTOS DEL 3 DE MAYO DE 1808 EN EL CEMENTERIO DE LA FLORIDA

El cementerio de la Florida, el más desconocido de los camposantos de Madrid, es una pequeña joya en pleno centro de la capital. Protegido por la calma y el verdor del Parque del Oeste, este lugar mantiene la memoria de uno de los hechos más emblemáticos de la historia de la ciudad.

florida3

Imagen cortesía de Guia de Cementerios.com

En este modesto recinto, construido en 1796, se encuentran enterrados los cuarenta y tres madrileños que fueron fusilados por el general francés Murat a los pies de la montaña de Príncipe Pío, en la madrugada del tres de mayo de 1808. En aquella trágica jornada, y tras el levantamiento popular contra la ocupación napoleónica, fueron fusilados mas de doscientos ciudadanos de Madrid.

El destino de quienes reposan en este cementerio quedó sellado cuando fueron elegidos por sorteo entre los muchos detenidos por las revueltas del 2 de mayo, y después de ser torturados, fueron fusilados y abandonados en una fosa común.

Los hermanos de la Congregación de la Buena Dicha rescataron los cuerpos varios días después y los enterraron en secreto en el pequeño cementerio, que dependía de la Ermita de San Antonio de la Florida y estaba destinado a los empleados del cercano Palacio Real.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Los desgarros de esta violenta noche fueron retratados con extraordinaria expresividad en el cuadro de Goya Los fusilamientos del tres de mayo, reproducido en una lápida de azulejos a la entrada del camposanto.

Hasta hace muy poco, sólo se conocía la identidad de 19 de ellas, pero otras diez fueron identificadas en los últimos años. Sus nombres son recordados en una lápida conmemorativa. Los demás, aún sin identificar, descansan en el anonimato.

florida1

Imagen cortesía de Julio Asuncion

Desde 1917 la Sociedad Filantrópica de Milicianos se encarga del mantenimiento del lugar, que durante muchos años no se pudo visitar.

En 1931 se cerró al público, y tras ser restaurado fue abierto el 2 de mayo de 1981, pero a causa de algunos actos vandálicos lo volvieron a cerrar.

A partir de las celebraciones del Bicentenario del dos de Mayo, en 2008 se decidió que se permitirían las visitas sólo durante las mañanas de los sábados y domingos de los meses de mayo y junio. Pero es posible, y merece la pena, solicitar un permiso especial contactando con el Ayuntamiento o la Sociedad Filantrópica de Milicianos para visitar el cementerio en otro momento, con otros ojos y en soledad.

florida4

Recomiendo vivamente una visita. ¡No os defraudará!

Espero que os haya resultado interesante