MUSEO DE LA INFORMÁTICA

El Museo de la Informática recoge una gran cantidad de aparatos que hasta hace unos años fueron considerados como tecnología punta y hoy forman parte del recuerdo.

informatica1

Este panteón de instrumentos obsoletos, vestigios de un pasado que parece que fue ayer, dan buena cuenta del acelerado paso del tiempo en materia de teconología.

Una de las piezas más antiguas del museo son las memorias de ferrita, de 1950, uno de los primeros soportes empleados para almacenar información, el antecedente de los circuitos integrados, y el único real que puede verse en España.

informatica0

Sin duda las piezas preferidas de los visitantes son los ordenadores personales, como el Apple II Europlus, de 1979, o el Sinclair ZX Spectrum, de IBM, lo más parecido a un ordenador portátil actual, con la diferencia de que pesa 15 kgs.

Entre los más recientes están la Commodore 64, la Toshiba T1000SE, o el Apple Macintosh Plus, y entre los más aparatosos, el Secoinsa 40, de 1975, que pesa más de 800 kgs.

informatica4

Todos estos ordenadores se encuentran operativos, aunque resultan absolutamente inútiles para los tiempos que corren, pues cuentan con menos memoria que un teléfono móvil simple.

Además del recorrido histórico y didáctico por las 500 piezas del museo, se comentan una serie de anécdotas bastante curiosas sobre las personalidades que se dedicaron al desarrollo de la tecnología, como Augusta Ada Byron, hija del poeta Lord Byron, y más conocida como Lady Lovelace (1815-1852).

informatica6

Esta mujer fue la primera programadora de la historia y una pionera de la computación. De pequeña la separaron de su padre, pues la madre sentía pavor de que su hija desarrollara las dotes artísticas del poeta.

Lady Lovelace se dedicó a los números y diseñó varios programas para desarrollar cálculos matemáticos. En su honor existe un lenguaje de programación denominado ADA.

Ya sabemos otra de las muchas cosas desconocidas que reserva Madrid para los amantes de la ciencia.

informatica3

EL DESPEGUE DE LAS CIENCIAS

La civilización mesopotámica fue pionera en el conocimiento de las ciencias. Hagamos historia:

El rey Assurbanipal reunió en su gran biblioteca todos los documentos escritos de su reino, que permitirían la transmisión de todas las observaciones científicas anotadas por los escribas.

mesopotamia4

Kudurru, acta de donación territorial de Nazimarutash, rey de Babilonia. A sus pies Gula, la diosa médico, está representada por un perro. En el cielo las constelaciones divinas velan por el rey, garante del orden mundial. Siglo XII a.J.C. Museo del Louvre, París.

En Mesopotamia, la voluntad de recopilar todos los conocimientos impulsó a los adivinos, astrónomos, médicos y otros hombres de ciencia a confeccionar relaciones de plantas, animales y minerales tan completas como era posible.

mesopotamia5

“Maqueta” de hígado de caballo de arcilla grabada con un texto adivinatorio en caracteres cuneiformes. Estos objetos, de los que se ha hallado un buen número , dan testimonio de un conocimiento muy preciso de la anatomía, necesario para interpretar los presagios enviados por los dioses.. Siglo XIX a.J.C. Museo del Louvre. París,

Los movimientos de los astros y las particularidades de las entrañas de los animales se anotaban con idéntico cuidado; no obstante estas recopilaciones nunca se analizaron con un espíritu sintético que habría permitido establecer “principios” o “leyes” científicas.

mesopotamia3

Placa de conjuro. En el centro el enfermo, acostado en su lecho, es presa de los “siete demonios de la enfermedad”, representados encima de él por siete hombres con cabeza de león. Es posible que los personajes que velan al enfermos sean personificaciones de Ea, dios de los exorcismos. Hacia 700 aJ.C. Museo del Louvre. París.

La astronomía fue al principio una astrología: observar los astros permitía conocer la voluntad divina y así prever tanto las cosechas como los acontecimientos que iban a afectar al rey o al país.

mesopotamia1

Pazuzu, “rey de los espíritus negativos del cielo”. Se trata de una personificación del viento del sur que origina las tempestades y es también un demonio de la fiebre. Sus alas simbolizan su relación con el viento y la tormenta, símbolo del desorden del mundo y de la cólera divina. I milenio a.J.C. Museo del Louvre, París.

Las observaciones de los arúspices y la ciencia de la adivinación eran en esencia idénticas. La medicina presentaba un doble aspecto: la medicina sacramental y la medicina práctica, dos técnicas complementarias que se basaban, la primera en la magia y la segunda en el estudio de la aplicación de las propiedades de las plantas.

mesopotamia2

Mapa Babilonio del mundo. La tierra circular está rodeada por el océano. En el centro de este “mapamundi” está Babilonia, a orillas del Eúfrates. También se pueden apreciar las montañas del norte de Asiria y las zonas pantanosas del sur de Babilonia. Hacia 700 a.J.C. Museo del Louvre, París.

Unos grandes sabios los mesopotámicos, que sentaron las bases de las ciencias para el futuro.

¡Confío en que os haya resultado interesante!