SIMBOLISMO INICIÁTICO DEL TEMPLO DE DEBOD

Desmontado en Egipto y reconstruido en España, donde fue inaugurado el 20 de julio de 1972, El Templo de Debod es el mayor templo egipcio del mundo fuera de Egipto.

debod0

Fue durante la construcción de la Presa de Asuan en Egipto cuando se creó, en 1960 el Comité Español dirigido por el profesor y arqueólogo Martín Almagro Bosch con el fin de salvaguardar los templos de Nubia ante la amenaza de quedar sumergidos por las aguas.

Este profesor se encargó de la operación de salvamento y de desmontar y trasladar, en 1961, el Templo de Debod a la isla de Elefantina, frente a Asuan, donde permaneció hasta abril de 1968, en compensación por su ayuda en la salvaguarda de los templos de Abu Simbel.

El 6 de junio de 1970, los sillares del templo, embalados en cajas, fueron embarcados en el vapor Benisa, llegando a Valencia el 18 de junio y transportados en camión a Madrid, donde fueron almacenados en el edificio del cuartel de la Montaña y luego trasladados al Parque del Oeste.

debod1

El Templo de Debod se inscribe muy claramente en la tradición espiritual e iniciática de Occidente. La masonería española se identificó muy claramente en la tradición espiritual e iniciática de Occidente.

La masonería española se identificó inmediatamente con las pinturas de la “cadena de unión” de dioses y faraones unidos de la mano: este rito, que forma parte de la herencia de los masones, representa la fraternidad masónica, es decir, el espíritu de ayuda entre los masones.

Las cuatro columnas del templo están también asociadas a la simbología de la fuerza y el equilibrio como en la Gran Logia de España.

debod3

Del mismo modo el ojo Oujdat (también llamado el ojo de Horus), presente en el santuario del templo, está relacionado con el ojo de la Divina Providencia del Gran Arquitecto del Universo, mientras que los tres cuerpos del edificio corresponden a los tres grados simbólicos de la masonería: maestro, compañero y aprendiz.

La masonería considera que su orígen simbólico se encuentra en el Egipto de antes y después del diluvio universal. La fecha de su fundación se remonta al año 1370 antes de Cristo, fecha en la que el general Amenhotep IV habría fundado, junto con la reina Nefertiti el culto solar del dios Amon-Ra, en el interior de la gran pirámide de Keops, según la tradición iniciática.

debod2

Para algunos masones el origen etimológico de la palabra masonería, que significaría luminoso, vendría en efecto de Maha-Sun, luz grande.

En Madrid, el Templo de Debod también está rodeado de un lago artificial en coherencia con su origen: todos los templos egipcios tenían un estanque sagrado, normalmente alimentado por las aguas del Nilo que se infitraban por las capas freáticas.

Este estanque representaba la existencia de aguas primordiales antes de la creación del mundo.

debod4

A mí me encanta su aspecto mágico y misterioso al atardecer

¡Confío en que os haya resultado interesante!

 

 

Anuncios

LA PESCA A ORILLAS DEL NILO

Buenos días. Hoy continuaremos con las costumbres de la civilización egipcia.

Los “pescadores y cazadores de aves acuáticas”, muy numerosos en Egipto desde hacía siglos, faenaban en las aguas poco profundas de los pantanos, o en las aguas tranquilas y ricas de peces del Nilo.

pesca4

Caza a orillas del Nilo. Al aproximarse los cazadores, una gran variedad de aves emprende el vuelo tras los juncos, al fondo las mujeres cogen ramilletes de loto. Escena pintada en las paredes de la tumba de Najt, astrónomo de Amón. Hacia 1567-1320 a.J.C. Guma.

Pescaban durante todo el día, escondidos entre la maleza y con el agua hasta las rodillas, y también utilizaban ligeras barcas de papiro, colocaban una nasa en el agua o arrastraban una red triangular entre dos barcas.

pesca1

Barco de vela con obenques y timón, a la que apareja la tripulación. Para asegurarse su desplazamiento hacia el más allá y procurarse el pescado en el Nilo el difunto había hecho colocar en su tumba un barco, tripulación incluida. 1800 a.J.C. Museo del Louvre, París.

Los peces quedaban atrapados en la red, ya que se izaba dentro del agua gracias a unos flotadores fijos en el borde superior y a unos pesos atados a su borde inferior. Los pescadores abrían los peces con un corte a lo largo de la espina dorsal, los vaciaban, los limpiaban de escamas y los ponían a secar al sol. Así se conservaban largo tiempo, con lo que desempeñaron un papel importantísimo en la alimentación de los egipcios.

la-leyenda-de-tot-alegorias.es-4

Estatua de Tot. Representado con la forma de un ibis, ave acuática de orillas del Nilo, Tot era adorado en Jmunu, la Hermópolis de la época helenística. Dios de la escritura, de la sabiduría y de los números, y por lo tanto de las fórmulas mágicas, fué asimilado al Hermés griego. Baja época. Museo del Louvre, París.

 

La pesca era tan próspera que el pueblo percibía a menudo los pagos en pescado. Además las conserveras y las pesquerías de Fayum eran tan rentables que llegaron a ser una de las primeras fuentes de ingresos del país.

pesca3

Usados como amuletos, los hipopótamos azules se fabricaban en grandes cantidades por los egipcios, que se protegían así de los desastres ocasionados por estos animales. Hacia 1800 a.J.C. Kuntshistorische Museum, Viena.

Interesante, ¿No? ¡Confío en que os haya entretenido!

LOS DIOSES DE EGIPTO

Hoy nos aproximaremos al universo de estas divinidades del lejano Egipto. Empecemos:

dioses1

Tueris. Diosa bienhechora con cabeza de cocodrilo y cuerpo de hipopótamo, protectora sobre todo de las mujeres encintas. Hacia 1085-333. Museo del Louvre, París

En el antiguo Egipto cada nomo o provincia tenía su dios y una diosa asociada a él, y cada pareja divina, símbolo de la familia humana, tenía un hijo.

En el origen había 126 divinidades principales, animales, plantas u objetos. Centenares de dioses fueron añadiéndose a estos dioses principales.

dioses2

El dios Bes. Apareció tardíamente y reunía rasgos de diversas divinidades menores. Con su figura deforme y grotesca alejaba el mal de ojo y atemorizaba a las divinidades malhechoras. Era una divinidad familiar que se clavaba en la puerta de las casas. A menudo se le representaba vestido con una piel de león de propiedades protectoras. Recipiente para khöl de loza. Museo del Louvre. París

Al principio tenían forma animal, pero muy pronto se les representó de modo antropomórfico, conservando cabeza o atributos animales.

Los dioses principales que tenían funciones principales se fueron asimilando unos a otros, ya que, antes de la unificación del país, el dios de un nomo vencedor podía reemplazar al de un nomo vencido.

dioses3

Anubis. Dios de los muertos, adoptaba la forma de perro o de chacal. Hacia 2000 a.J.C. Museo del Louvre, París.

Luego, el dios de la capital dinástica se impuso al conjunto del doble-país.

dioses6

Sekjmet, diosa leona. Era un poder destructor, hija del Sol y protectora del dios Ra. La leyenda cuenta que, para detener su locura criminal, los dioses vertieron sangre mezclada con cerveza para adormecerla.

Los mitos egipcios, que se fueron estructurando a lo largo de los siglos, atribuían a las familias divinas historias coherentes que explicaban las relaciones entre las divinidades del panteón egipcio.

dioses4

El dios Sebek. El cocodrilo era para los egipcios un ser emergido de las olas como el Sol, y no devorador de hombres. A partir del Imperio medio existieron numerosos templos consagrados a este dios poderoso. En Cocodrilópolis, en Fayum, era el dios universal.

Algunos dioses, inasimilables formaban parte de estos mitos, pero en cada ciudad, el pueblo siguió venerándolos junto a los grandes dioses del país.

dioses5

Baset, o estatuilla de gata dedicada a esta diosa. Al principio era una diosa leona maléfica, pero más tarde se convirtió en divinidad benéfica. Sus fieles la adoraban en el Templo de Bubastis, en el Bajo Egipto, bajo la apariencia de una gata, animal sagrado asociado a la alegría de vivir. Hacia 640 a.J.C. Museo del Louvre, París

En Madrid tenemos una completa muestra de estos dioses en el Museo Arqueológico Nacional. Una visita que recomiendo, pues merece la pena perderse por su remodelada sala de Egipto.

museo-arqueologico-nacional

Figura del dios Horus realizada en basalto. Museo Arqueológico Nacional, Madrid.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

LOS JEROGLÍFICOS

Hoy haremos una aproximación a este descubrimiento vital para la historia de la escritura, empecemos:

cham

Jean Françoise Champollion, descubridor de la piedra Rosseta.

Hace más de 2000 años que loes egipcios inventaron, a su vez, la escritura. Los jeroglíficos, coloristas, “imágenes sagradas”, constituyen una escritura compleja, de vocabulario muy rico y de gramática complicada.

jeroglificos1

Estela de mastaba: la princesa Nefertyabet está sentada ante una mesa de ofrendas. La escritura tiene una función mágica. Repitiendo hasta la saciedad los nombres y los títulos de la princesa los jeroglíficos aseguran su supervivencia en el más allá. Hacia 2620-2350 Museo del Louvre. París.

Están presentes en todas partes: en los muros de los templos, en las cubiertas y paredes de los sarcófagos y en los zócalos de las estatuas.

Algunos de estos jeroglíficos son ideogramas y representan un objeto, un ser o una acción simple: un pez, una casa, el sol.

jeroglificos3

jeroglíficos2

jeroglificos4

El buitre y la cobra simbolizaban los títulos de los faraones representados en sus tocados. La cobra puede ser también el determinativo que indica la divinidad, mientras que el buitre corresponde al aleph hebreo, o sea a la cifra 3.

Un hombre inclinado significa “caer”. Otros jeroglíficos, los fonogramas, unos 150, evocan sonidos. Los dibujos se utilizan, pues, en función de su valor fonético. Por ejemplo la boca se decía “r”(o), por lo que el dibujo de una boca es también el sonido “r”.

Los fonogramas representan de una a tres consonantes. Otros signos como los determinativos se usan al final de algunas palabras, para precisar así la categoría a la que pertenecen.

jeroglificos7 Página de un  jeroglífico de Jean Françoise Champollión. Éste observó que en la piedra de Rosetta, grabada en griego y demótico, y en jeroglíficos, el nombre de los faraones estaba separado de los otros por un cartucho. Comparándolos con los nombres propios del texto griego, descubrió que los signos que designaban a Ramsés tenían un sentido ideográfico y fonético: el primero, el sol, identificado al dios Ra significa “ra”, y el segundo se relaciona con el copto “mes”. 1822. Biblioteca Nacional, París.

Hasta el 1200 los egipcios no inventaron el punto. Para las operaciones corrientes los escribas utilizaban una escritura simplificada, la hierática.

Hasta el 350 d.J.C se usaron escrituras jeroglíficas y hieráticas, paralelamente al uso de una escritura abreviada, inventada hacia el 700 a.J.C: la demótica.

Hoy día conocemos estos datos gracias al egiptólogo más preeminente: Jean Françoise Champollión, que fué quien descifró la piedra de Rossetta.

jeroglificos6

Escriba sentado. Lleva la peluca del Imperio antiguo y tiene sobre las rodillas un rollo de papiro y en la mano derecha sostenía un pincel. Hacia 2475 a.J.C. Museo del Cairo.

Un descubrimiento apasionante, vital para entender la escritura tal como la conocemos hoy. ¡Confío en que os haya resultado interesante!

RAMSES II, FARAÓN DEL EGIPTO IMPERIAL

Hoy comienza septiembre, un mes al que tengo especial simpatía, ya que marca el inicio de la estación del año favorita para mí: el otoño. Terminados los rigores veraniegos la oferta cultural y el día a día despliegan generosos sus alas para mostrarnos un enorme abanico de posibilidades en la ciudad: estrenos de cine y teatro, exposiciones nuevas, variada y renovada oferta gastronómica.

Hoy retomo la escritura en el blog con un gran personaje, que según las efemérides de hoy, y pese a lo complicado que es demostrarlo falleció un día como hoy en el lejano Egipto, aquel que despertaba mi curiosidad desde niña, con el descubrimiento por parte de Carter de la tumba de Tutankamón, y de la piedra de Roseta por parte de Champollión, y que tanto dio que hablar.

 

Champollión y la piedra Roseta

 

tumba-tutankamon-momia--510x286

 

Carter y Tutankamon

 

Tras morir Ajnatón, aquel que desafió al clero de Amón y creó una nueva religión centrada en el culto a Atón, el poder faraónico volvió a consolidarse en torno a la dinastía Ramsés.

Ramsés II fué el elegido de Ra. El más célebre de los faraones en Egipto, uno de los pocos faraones que realmente creían, o pretendían hacer creer, que habían sido engendrados por la cabeza del panteón, el todopoderoso Amón-Ra. Reinó durante cerca de sesenta años, murió casi centenario y tuvo cinco o seis reinas, las llamadas Grandes Esposas, y numerosas favoritas. Fue padre de un centenar de hijos, creó ciudades nuevas, amplió o levantó templos, multiplicó columnas y estatuas gigantescas. El más constructor de los faraones legó a Egipto gran número de templos, capillas y ciudades, como Abu- Simbel.  ¡Casi nada lo que hizo este singular personaje en aquellos tiempos!

Ramses II un hombre de inteligencia preclara

El famoso Templo de Abu Simbel. La presa de Assuan hizo que tuviera que ser desplazado. Gracias a la colaboración española tenemos en Madrid el Templo de Debod.

Templo de Debod, Madrid

Así pues, y por doquier, la vida y hazañas del rey quedaron glorificadas mediante dibujos y textos, siendo el primer atisbo de arte de propaganda. Sus arquitectos no vacilaron en reutilizar antiguos monumentos, después de haber borrado los nombres de los antiguos faraones para grabar su cartucho.

Cartucho de Ramsés II en Luxor

Ramsés II llevó a cabo diversas campañas en Siria y Palestina, la más célebre de las cuales es con toda probabilidad su intento de apoderarse de la ciudad hitita de Qadesh. El relato de esa batalla, que hizo grabar Ramsés en los muros de los templos, le presenta como vencedor indiscutible. Pero en esta lid fué engañado por espías que hacían un doble juego. El ejército hitita le esperaba emboscado tras la ciudad, y atacó su segunda división. Según la versión oficial Ramsés II se lanzó sólo al ataque en su carro. al verlo sus hombres recuperaron el valor, y los hititas huyeron. Pero los hechos son otros: Ramsés no tomó la ciudad. Sólo se salvaron su honor y una parte de su ejército, y se vio obligado a firmar la paz con los hititas.

 

A partir de ahí sólo podía asegurar su propaganda haciendo que los artistas ensalzaran sus méritos.

Sin temor a equivocarse, es indudable que la mujer de la vida del faraón fue su primera “Gran Esposa Real” , la bella Nefertari  “por la que brilla el Sol”. Se desconoce su linaje, aunque se piensa que quizás estaba emparentada con la anterior dinastía . Nefertari no fue sólo una esposa y la madre de los hijos del faraón, sino que tomó un papel muy activo en las conversaciones con los hititas. Ramsés II la elevó a categoría de la diosa Mut, y llamándola señora de las Dos Tierras. A su muerte el enamorado faraón le construyó una real sepultura en el Valle de las Reinas

La tumba de la Reina Amada

Murió Ramsés II en 1235 “semejante a los dioses, se ha acostado en el horizonte, y todos los ritos de Osiris se han cumplido, ha navegado por el río en su barca real y se ha ido a descansar a su residencia eterna al Oeste de Tebas”

Momia de Ramsés II

Como sus trece hijos mayores habían muerto, le sucedió Menefta, el decimocuarto.

Esta es la semblanza de un gran hombre. Espero que os guste.