EL JARDÍN ENIGMÁTICO DE CASA RIERA

Tras la verja de acceso al edificio de oficinas situado en la calle Marqués de Casa Riera 1 se adivina el jardín de Casa Riera.

jardin00

Grabado antiguo del jardín con el palacio

En teoría sólo pueden entrar quienes van a las oficinas, pero el patio alberga una cafetería con terraza abierta al público que permite disfrutar de las vistas de un jardín que guarda una leyenda trágica.

Se dice que un antepasado del marqués de Casa Riera sufrió un terrible desengaño amoroso. En su jardín encontraron sin vida el cuerpo de un hombre atravesado por un estoque y el de una mujer vestida de blanco.

Nadie supo jamás quién los asesinó. Sólo se supo que en el lugar donde se cometió el crimen se mandó plantar un ciprés. El palacio quedó abandonado y el marqués ordenó que éste permaneciera cerrado hasta que el ciprés muriera, algo que en cierta forma se cumplió, pues hasta su demolición, ninguno de los siguientes dueños pasó mucho tiempo en la vivienda.

jardin0

Imagen antigua del Jardín. Nada tiene que ver con el actual

El marqués de Casa Riera obtuvo este título en 1834 por los servicios prestados a la Corona. Aproximadamente por esa época compró este palacio para su mujer, Raimunda Gilbert y Abril, pero apenas vivieron en él, pues pasaron la mayor parte del tiempo que les quedó de vida en París.

A finales del siglo XIX, debido a la desamortización, la zona fue remodelada por completo, pues muchos edificios religiosos aledaños fueron expropiados.

jardin3

Imagen aérea del conjunto

El convento vecino fue demolido, así como el palacete, el jardín y el ciprés maldito que mantuvo alejados a los propietarios del lugar.

Un descendiente del marqués, Alejandro Mora y Riera, construyó en el mismo solar un nuevo edificio en el que tampoco habitó mucho tiempo. En los años 30 el arquitecto Rodríguez Avial construyó otro edificio que fue, hasta 1977 una de las sedes principales de los franquistas.

Durante muchos años el jardín simplemente no existió, hasta que, en los años 90 las paisajistas Carmen Añón y Myriam Silber crearon, en el mismo lugar donde se ubicaba el jardín, un nuevo espacio acorde con el estilo del nuevo edificio, y el Madrid de los tiempos del ciprés y de la pareja asesinada.

jardin2

Diseño de Myriam Silber

El jardín, que dibuja formas geométricas, está rodeado de un paseo con arcos, recubierto de plantas y flores, lo que genera un ambiente húmedo, donde apenas entra la luz.

jardin1

Otra bonita imagen

Un lugar tan romántico como inquietante. ¿No os parece?

Anuncios