ESTATUA DEL CRISTO DE LAS LLUVIAS

La torre mudéjar de la iglesia de San Pedro el Viejo es el lugar de una leyenda insólita, debido a una enorme campana que nadie sabe bien cómo llegó hasta allí.

pedro1

Imagen exterior del templo

Para explicar el suceso, ocurrido en el siglo XVI, los vecinos fabricaron una extraña historia: supuestamente los operarios que intentaron subir la campana fracasaron en el intento y se fueron a casa.

Sin embargo a la mañana siguiente todos escucharon el tañido de la inmensa campana y nadie pudo explicar cómo logró subir a lo alto de la torre ni quienes fueron los artífices de la proeza.

pedro2

Imagen de la torre-campanario

Una de las utilidades que se le daba a la campana era tocarla para evitar la lluvia o atraerla. La población sentía terror cada vez que escuchaba el sonido de la campana, pues provocaba un gran estruendo. Por ello no era raro oir frases como “Huyamos, que tocan la campana de San Pedro”.

Esto duró hasta 1565, año en que, para alivio de muchos madrileños, la campana se rompió. Con el tiempo fue retirada y la campana que hoy se puede ver es mucho más pequeña, y data de 1801.

pedro3

Imagen de la campana actual

Sin embargo, la tradición de la campana gigante no se ha perdido, se mantiene vigente en la advocación del Cristo de las Lluvias, cuya imagen se encuentra dentro de la iglesia, y de quien se dice tiene el poder de atraer las lluvias en tiempos de sequía y de calmar las tempestades y tormentas.

La impactante imagen del Cristo de las Lluvias es una figura tallada (generalmente en procesión el Jueves Santo), y presenta una expresión que varía según el punto de vista: de un orgulloso califa islámico a un Cristo de delicada tristeza.

pedro4

Una vista frontal del Cristo

En la torre también se pueden observar diversos escudos reales, uno de ellos anterior al periodo de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel (siglo XV).

La Iglesia se llama San Pedro el Viejo por ser una de las más antiguas parroquias de Madrid. La primera vez que se la menciona es en el Fuero de 1202, a propósito de una antigua construcción mozárabe en la Plaza de Puerta Cerrada.

pedro5

El Cristo listo con sus galas de procesión

En el siglo XIV, el rey Alfonso XI, en memoria de la victoria obtenida contra los moros en la batalla de Algeciras, en 1345, pudo haber mandado construir la Iglesia sobre la antigua mezquita árabe, reutilizando el minarete para levantar la torre mudéjar.

pedro6

Otra bella fotografía del campanario

En el siglo XVII el templo sufre una reconstrucción al estilo de la época del que se salvaron algunos elementos del edificio medieval. Entre ellos la torre y la nave central, con su cabecera gótica del siglo XV. La iglesia fue inicialmente conocida como San Pedro el Real, pero perdió esta denominación en 1891.

¡Espero que os haya gustado!

Anuncios

EL CUADRO MATRITUM URBS REGIA

En la primera planta del restaurante Sobrinos de Botín, considerado el más antiguo del mundo según el libro Guiness de los récords, un enigmático cuadro del pintor ruso Pierre Schlid despierta la curiosidad del visitante.

matritum1

Imagen exterior de Botin

¿Realmente así lucía Madrid en el siglo XVI? El cuadro de Schlid, llamado Matritum Urbs Regia, fué pintado en 1951, un momento clave para la ciudad, pues fue precisamente en ese año cuando se convirtió en la primera capital permanente de la monarquía española.

Al existir muy pocos registros del Madrid del siglo XVI, Schlid se basó en los dibujos de Anton Van der Wyngaerde. Este paisajista flamenco recorrió España a partir de 1561 y realizó 62 dibujos muy detallados de distintas ciudades del reino por encargo de Felipe II.

Madrid_alcazar_Antón_van_der_Wyngaerde

Dibujo el Alcázar, de Wyngaerde

Su dibujo sobre la nueva capital española es considerado el primer registro del panorama urbano madrileño, y el más fiel a la realidad de aquel entonces.

Schlid, además de dedicarse a la pintura, participó en muchas películas como director artístico, llegando a colaborar con Buñuel en Un perro andaluz.

matritum6

Fotograma de la película de Buñuel

Schlid fue un mago de los efectos especiales e introdujo en España el matte chat, una técnica de trucaje que consistía en superponer imagenes. Fue tal vez esta profesión la que le llevó a fantasear con un Madrid medieval. Porque si bien Schlid reprodujo fielmente la mayoria de los edificios de la época en su cuadro, también omitió algunos e inventó otros.

matritum2

El cuadro en cuestión

Como es el caso de su Matritum Urbs Regia. Para pintar este cuadro utilizó como modelo el famoso plano de Teixeira, que no es el primero que se hizo sobre Madrid, pero sí el más importante y representativo.

matritum5

Plano de Teixeira

Un detalle muy curioso del cuadro de Schlid son los andamios que pueden verse a la derecha y corresponden a las obras para la construcción de la Torre Dorada, llevadas a cabo entre 1562 y 1569. El cuadro también muestra el edificio de las caballerizas.

matritum3

El único detalle de la obra que he encontrado, cortesía de alamy stock photo

Entre las grandes omisiones están las iglesias de San Nicolás y de San Pedro, ya existentes en aquella época. Algunas casas aparecen más pequeñas de lo que eran, como era el caso de la Torre de los Lujanes, y otras han sido cambiadas de ubicación.

matritum4

El autor del cuadro

El cuadro formó parte de una exposición organizada por el Ayuntamiento en 1960, luego fue abandonada, hasta que la familia González, actual propietaria del restaurante, lo recuperó y lo colgó cerca del horno donde cocinan, desde hace ya casi 300 años, sus famosos cochinillos de leña.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

 

SACRISTÍA DE LOS CABALLEROS

Ubicada dentro del Convento de las Comendadoras de Santiago, construido entre 1584 y 1697, la Sacristía de los Caballeros es un lugar fascinante e inesperado, pues no presenta ningún tipo de fachada que delate su interior.

sacristia1

Bella imagen general del interior

Era aquí, en la sacristía, donde antiguamente los hombres se preparaban para el nombramiento de los Caballeros de la Orden de Santiago, ceremonia que luego se celebraba en la iglesia contigua.

Este amplio salón barroco fue pintado con los tres colores de las Comendadoras, el verde, que representa los laureles, el amarillo, la tierra conquistada, y el rojo, la sangre derramada por los mártires.

sacristia2

Aproximación en la que se aprecia la policromía y el arranque de la cúpula

Pero para redescubrir los tres colores originales hubo que raspar con bisturí durante meses. El lugar era totalmente blanco y gris, primero por el capricho de un arquitecto que veía al demonio en el color, y segundo, por culpa de la peste; en una de las capas que tuvieron que raspar encontraron una inscripción con la siguiente frase: “Yo, pintor cordobés, en 1914 pinté la cal para desinfectarla de la peste”.

sacristia4

Escultura de Santiago Matamoros en detalle

La Sacristía de los Caballeros es obra de Francisco de Moradillo y fue construida entre 1746 y 1753, durante el reinado de Fernando VI. Dentro de la Sacristía todo es deslumbrante, cada detalle pictórico o escultórico, cada pequeña pieza, cuenta una maravillosa historia. Los dibujos en las paredes narran ciertos secretos de la época: se dice que las rosas de los floreros son las llamadas Rosas Luis XVI, cultivadas por primera vez el mismo año que empezaron a decorar la sacristía.

sacristia_06

Imagen de una de las pinturas

En una esquina de la sacristía se ubica también la hermosa Fuente de los Tritones, donde los futuros caballeros se lavaban antes de ser llamados por la campana que invitaba a pasar al siguiente salón, donde las monjas ofrecían un refrigerio a través de un torno para no ser vistas.

sacristia7

Imagen exterior del Convento

La campana y el torno también han sido restaurados.

Yo, que he estado allí en un par de ocasiones, recomiendo vivamente la visita. ¡OS sorprenderá!

sacristia6

La Virgen adorna esta estancia

CATEDRAL DE DON JUSTO

 

Una de las Catedrales más insólitas del mundo se encuentra, fruto de una rara coincidencia, en la calle del Arquitecto Antonio Gaudí, en Mejorada del Campo.

justo1

Impactante imagen del exterior de la Catedral

Este curioso monumento es la obra del octogenario Justo García Martínez, que desde hace medio siglo dedica toda su energía a la construcción de este templo original, edificado por él sólo, con materiales reciclados.

justo2

Cúpulas de la Catedral

Don Justo, que tuvo que abandonar en su juventud su vocación religiosa a causa de la tuberculosis, decidió en 1961 dedicar su vida a la construcción de esta catedral consagrada a la Virgen del Pilar, y así lo ha ido haciendo día tras día, realizando un trabajo de hormiga, que al principio no fue tomado en serio.

Arquitecto autodidacta, el hombre fue creando la increíble estructura que hoy puede verse sobre unos terrenos heredados de sus padres, sin licencias de construcción, y sin ningún apoyo institucional de la Iglesia.

justo3

Imagen interior de una de las naves

Comenzó financiando su monumental proyecto con la venta de sus posesiones, pero con el tiempo fue recibiendo otras donaciones voluntarias.

Tampoco existen planos, más que los que él tiene en su cabeza, y para suplir la falta de formación especializada, Justo encontró inspiración en libros sobre castillos y catedrales.

justo4

Imponente imagen interior

Los materiales empleados son de todo tipo, como la rueda de bicicleta que le sirve de polea, las columnas encofradas con bidones de productos químicos, o los arcos logrados a partir de neumáticos de camiones.

justo5

Curiosa imagen del templo en construcción

Don Justo calcula que aún le quedan 15 años para terminar su obra, pero lo que en un principio pudo parecer un desvarío actualmente cuenta con una cúpula de 11 metros de diámetro y 40 de alto. Y en el interior un montón de viejas sillas de escuela esperan el turno de ser usadas en la primera misa.

justo6

El artífice de la Magna Catedral

¡Espero que os haya gustado!

CALLE MAYOR, 61

Con una anchura de tan solo 5 metros, la casa del número 61 de la calle Mayor es considerada las más estrecha de la ciudad.

mayor1

Vista exterior de la casa

El inmueble tiene cuatro plantas. En la fachada apenas hay espacio para un balcón por planta, a diferencia de los edificios aledaños, que presentan dos, tres y hasta cuatro balcones.

mayor3

Balcón de la casa

Aquí residió hasta su muerte, el 25 de mayo de 1681, el famoso dramaturgo y poeta español Pedro Calderón de la Barca, autor de célebres obras como La vida es sueño.

El edificio se salvó de ser derribado gracias a la vehemente oposición de don Ramón de Mesonero Romanos, cronista oficial de la ciudad en la segunda mitad del siglo XIX, quien llegó a intervenir a bastonazos contra los albañiles para impedir los trabajos de demolición que se estaban iniciando.

mayor4

Divertida imagen del cronista madrileño Mesonero Romanos

Finalmente, el ayuntamiento le dió la razón al ilustre cronista y accedió a reconocer el valor histórico del edificio.

mayor2

Otra imagen de la casa. Se aprecia su estrechez

El título “la casa más pequeña de la ciudad” lo ostentó hasta 1851 la Casa de las cinco tejas, en la calle Santa Ana, llamada así por el número de tejas que cubrían el pequeño tejado.

Lamentablemente este edificio fue derribado en 1851.

¿Una curiosidad cercana? La calle más corta de la ciudad, que se llama Rompelanzas, y se sitúa entre las calles Carmen y Preciados. Para construirla hubo que derribar unas casas que estaban en ruinas con el objetivo de abrir otro camino que condujera a la Iglesia del Carmen Calzado.

mayor5

Imagen de la calle

En ese entonces finales del siglo XVI, la calle Rompelanzas era bastante más estrecha que ahora, tanto que el primer carruaje que la atravesó apenas cabía, y por ello, al pasar, se le quebró una lanza.

El carruaje en cuestión pertenecía al corregidor Luis Gaitán de Ayala, el mismo que había ordenado el derribo de las casas. A raiz de la anécdota la calle empezó a conocerse con el nombre que ahora lleva.

mayor4

Azulejo con el nombre de la calle

Curioso e interesante, ¿No os parece?

EL JARDÍN ENIGMÁTICO DE CASA RIERA

Tras la verja de acceso al edificio de oficinas situado en la calle Marqués de Casa Riera 1 se adivina el jardín de Casa Riera.

jardin00

Grabado antiguo del jardín con el palacio

En teoría sólo pueden entrar quienes van a las oficinas, pero el patio alberga una cafetería con terraza abierta al público que permite disfrutar de las vistas de un jardín que guarda una leyenda trágica.

Se dice que un antepasado del marqués de Casa Riera sufrió un terrible desengaño amoroso. En su jardín encontraron sin vida el cuerpo de un hombre atravesado por un estoque y el de una mujer vestida de blanco.

Nadie supo jamás quién los asesinó. Sólo se supo que en el lugar donde se cometió el crimen se mandó plantar un ciprés. El palacio quedó abandonado y el marqués ordenó que éste permaneciera cerrado hasta que el ciprés muriera, algo que en cierta forma se cumplió, pues hasta su demolición, ninguno de los siguientes dueños pasó mucho tiempo en la vivienda.

jardin0

Imagen antigua del Jardín. Nada tiene que ver con el actual

El marqués de Casa Riera obtuvo este título en 1834 por los servicios prestados a la Corona. Aproximadamente por esa época compró este palacio para su mujer, Raimunda Gilbert y Abril, pero apenas vivieron en él, pues pasaron la mayor parte del tiempo que les quedó de vida en París.

A finales del siglo XIX, debido a la desamortización, la zona fue remodelada por completo, pues muchos edificios religiosos aledaños fueron expropiados.

jardin3

Imagen aérea del conjunto

El convento vecino fue demolido, así como el palacete, el jardín y el ciprés maldito que mantuvo alejados a los propietarios del lugar.

Un descendiente del marqués, Alejandro Mora y Riera, construyó en el mismo solar un nuevo edificio en el que tampoco habitó mucho tiempo. En los años 30 el arquitecto Rodríguez Avial construyó otro edificio que fue, hasta 1977 una de las sedes principales de los franquistas.

Durante muchos años el jardín simplemente no existió, hasta que, en los años 90 las paisajistas Carmen Añón y Myriam Silber crearon, en el mismo lugar donde se ubicaba el jardín, un nuevo espacio acorde con el estilo del nuevo edificio, y el Madrid de los tiempos del ciprés y de la pareja asesinada.

jardin2

Diseño de Myriam Silber

El jardín, que dibuja formas geométricas, está rodeado de un paseo con arcos, recubierto de plantas y flores, lo que genera un ambiente húmedo, donde apenas entra la luz.

jardin1

Otra bonita imagen

Un lugar tan romántico como inquietante. ¿No os parece?

BURROLANDIA

Burrolandia, a tan solo 15 minutos de Madrid, es la única reserva de la Comunidad de Madrid dedicada a proteger al burro que la Asociación Amigos del Burro mantiene en Soto de Viñuelas, uno de los parajes más silvestres de la región.

burrolandia1 (1)

Aspecto exterior de Burrolandia

Levantada con materiales de reciclaje y con la buena voluntad de sus socios, la finca permite adentrarse en la vida agrícola, y ofrece una grata convivencia con los burros y otros animales como ovejas, conejos, gallinas, cerdos y hasta una cierva criada con biberón. Adornada con aperos y objetos de labranza, la casa es una especie de museo agrícola interactivo donde se aprende el ciclo biológico del burro y el modo de trabajar de nuestros antepasados con artilugios casi en desuso.

burrolandia5

Un niño alimenta a un burro en la instalación

También proponen actividades como la Ruta del Agua, una excursión por el Monte de Viñuelas que suele durar entre tres y cuatro horas.

La práctica del senderismo se alterna para los niños, con la subida a lomos de los pollinos más dóciles, o en carretas tiradas por estos. Además en el albergue se puede participar de otras labores: ayudar al pastor a esquilar a las ovejas, dar de comer a los pollinos, cepillarlos o pintar láminas referentes a la vida rural.

burrolandia-e1456903869685-630x300

Bellos ejemplares de pollinos en Burrolandia

La reserva, para subsistir, pone a la venta productos de cosmética elaborada con leche de burra y objetos cuyo lema es el burro: calendarios, camisetas o cuadernos.

Para ello suelen organizar un rastrillo trimestral, pero algunos productos se venden todos los domingos.

El fin es preservar a esta especie, cuyo censo ha disminuido de modo sobresaliente, pues ha pasado del millón en los años 70 a 60.000 en la actualidad.

burrolandia1

El espectáculo merece la pena

Burrolandia ha hecho posible, no sólo recuperar a los burros deshauciados y abandonados, sino también favorecer la cría de 27 pollinos y dos burdéganos (mezcla de caballo y asna)

burrolandia

El burdégano Jaime, una de las atracciones

Recomiendo que lo visitéis. ¡Merece la pena!

LA FANTASMA ENAMORADA DE LA IGLESIA DE SAN JOSÉ

La Iglesia de San José de Madrid, ubicada en el número 43 de la calle Alcalá, es posiblemente la más buscada por los “cazadores de fantasmas”, que se dice abundan por toda la ciudad, y sobre todo en este lugar.

san jose

Bonita imagen exterior de la Iglesia

La primera de estas historias sucedió en el siglo XIX, poco después de la expulsión, en 1836 de las Carmelitas Descalzas de San Hermenegildo que, desde 1586 habitaban el convento al cual la iglesia de San José pertenecía.

Al partir dejaron los edificios vacíos y sin uso, quedando en el recuerdo los fantasmas de los antiguos habitantes. Fue entonces cuando ocurrió el siguiente extraño caso.

Después de cenar con su familia en Nochevieja, un joven fue a uno de los bailes que se celebraban en los palacios más nobles de Madrid. Estaba observando a los invitados desde hacía un rato cuando, a las tres en punto de la madrugada, entró en la sala la muchacha más hermosa que jamás había visto. Se apresuró a saludarla y pasaron la noche bailando.

Ya casi de día, la joven le dijo que tenía que volver a casa. Caminaron de la mano por las calles de Madrid hasta que llegaron a la Iglesia de San José. “Yo me quedo aquí”, dijo ella. El galán pensó que se había equivocado, sin embargo ante la insistencia pensó que ella le tomaba el pelo, y se fue molesto.

Al día siguiente, a mediodía, el jóven volvió a pasar delante de la Iglesia, y vió que se celebraba un funeral. Curioso, entró en el templo, y se aproximó al féretro para ver quién había muerto.

san jose2

Cristo crucificado de una de las capillas

Grande fue su espanto al ver que en el ataud estaba la joven con la que había bailado la noche anterior. A punto de desmayarse salió corriendo de la iglesia cuando oyó que alguien le seguía. Era una joven. Le preguntó qué le pasaba. Cuando el galán le contó qué había ocurrido ella le dijo:” Esa muchacha era mi prima. Siempre estuvo enamorada de ti, sin embargo era demasiado tímida para acercarse y decirte algo. Ayer, a las tres de la madrugada, murió…”.

Hay otra versión de esta leyenda urbana, aunque cambian los nombres de los protagonistas: él se llamaba John y era inglés. Ella, Elena de Mendoza, perteneciente a una familia noble. Ambos se encontraron en un baile de máscaras durante la fiesta de carnavales. Supuestamente, esto ocurrió el 12 de febrero de 1853.

san jose3

Imagen del retablo principal

Esa leyenda es el punto de partida para otras que le siguieron, también en las proximidades de la Iglesia de San José, y también protagonizadas por apariciones sobrenaturales, como la de la Casa de las Siete Chimeneas, de la que ya os hablé anteriormente.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

LOS CAPIROTES DE LA DEHESA DE LA VILLA

En la Dehesa de la Villa existen 8 curiosas piedras con forma de pirámide truncada llamadas capirotes, colocadas en distintos puntos del parque.

Estos capirotes son la parte visible del antiguo Viaje de Agua, que transcurría por una serie de galerías subterráneas y abastecía de agua a Madrid desde principios del siglo XVIII hasta 1858, año en que fue inaugurado el Canal de Isabel II.

capirote7

Imagen actual del Canal De Isabel II

Los capirotes de granito de la Dehesa de la Villa eran las tapas de los pozos de registro y tenían un orificio para la ventilación del agua. Miden unos 70 centímetros de alto por 80 de lado, y pertenecen al Viaje de Agua de Amaniel o Viaje del Palacio, construido entre los años 1614 y 1619, durante el reinado de Felipe III, y con el objetivo de abastecer de agua al Alcázar.

capiroteamaniel

Capirote de Amaniel

Este Viaje nacía en el norte de Madrid para dividirse después en dos ramales: el que recorría la Dehesa y el que atravesaba la antigua Huerta del Obispo. Luego estos dos ramales se unían para seguir el trayecto hacia la Plaza de Oriente. Su extensión total era de 6 kilómetros.

Estos Viajes finalizaban su recorrido en las famosas fuentes públicas que había en la ciudad. Hasta allí llegaban los vecinos con sus cántaros y vasijas, y también los llamados aguadores y los encargados de trasladar el agua desde las fuentes hasta los domicilios de las personas dispuestas a pagar el servicio.

capirote5

Un Viaje de Agua visto desde dentro

El sistema estaba muy bien organizado, pero presentaba algunas deficiencias,y, a pesar de que cada vez se construían más viajes, el abastecimiento era insuficiente.

La Villa estaba dividida en distritos, y cada distrito tenía un número determinado de fuentes, caños, aguadores, y una dotación específica de agua.

Con el tiempo se perfeccionó el sistema y se instalaron los llamados “caños de vecindad”, destinados al uso exclusivo de una vecindad.

Capirote blog

Curiosa imagen de un capirote

La picardía de la época hizo que también surgieran los “ladrones de aguas”, que solían abrir minas en determinados puntos del viaje para robar agua.

Capirote Huellas

Esto, sumado a la falta de higiene en algunas fuentes donde también solían beber los animales para el transporte de agua, generó muchos dolores de cabeza en la Junta de Aguas, sobre todo por la rapidez con que se propagaban las enfermedades y epidemias.

capirote4

¡Espero que os haya resultado interesante!

EL SALÓN DE ACTOS DEL ATENEO DE MADRID

El Salón de Actos es la parte más interesante de la visita guiada del Ateneo de Madrid, la obra cumbre de Arturo Mélida y uno de los primero ejemplos del modernismo en Madrid.

Ateneo_de_Madrid_(España)_01

Imagen exterior del Ateneo

La soberbia ornamentación plasma en imágenes la razón de ser y la función del Ateneo. Con una superficie de 220 metros cuadrados como lienzo, Arturo Mélida centralizó la composición en un templete griego que alberga tres figuras mitológicas conectadas con la sabiduría: Hermes, Atenea y Apolo.

El telón, que está a punto de caer tras Apolo, deja entrever al astro rey, representado por el mismo Carro Solar de Apolo, encargado de recorrer el firmamento con el carruaje para expulsar a la noche y situar al sol en lo más alto del cielo, en una escena en que la luz simboliza al “hombre iluminado”.

ateneo1

Bella imagen general

Alrededor de estos personajes se ubican doce pinturas o alegorías, que representan, tanto los doce trabajos de Hércules como los doce signos del zodíaco.

La pintura es muy armónica en cuanto a colores y trazos y muestra la unión de la doctrina teosófica con la simbología masónica.

ateneo6

Toda una masónica

En la base del templo una abigarrada decoración pone en contacto con el mundo oriental, y concretamente con aquel Japón que tanto fascinó al siglo XIX: dragones, el sol naciente y el ibis (símbolo de la eternidad).

Los tondos que encuadran el motivo central muestran las 12 secciones que componían aquel Ateneo de 1884 (Literatura, Matemáticas, Elocuencia…), representadas por figuras femeninas muy evocadoras y de rotundos volúmenes.

ateneo0

Detalle de la

Dando relevancia a la cátedra se sitúan tres grandes paneles en alusión a los epítetos del Ateneo: Ciencia (asociada a la civilización árabe), Literatura (asociada a la civilización romana) y Arte (asociada con la civilización cristiana)

salon-de-actos

Detalle decorativo de las Artes, simbolizadas por la religión cristiana

Una entrada breve que espero que os haya resultado interesante