CATALINA II MECENAS

Hoy nos aproximaremos a la faceta de mecenazgo de esta gran dama del Imperio ruso:

Catalina II, educada a la francesa y protectora de la Ilustración mereció, según Diderot, que visitó San Petersburgo en 1773 el sobrenombre de “Semíramis del Norte”.

mecenas1

Plato de porcelana de Sèvres del servicio de mesa de la emperatriz. Duplessis, Falconet y Boizot crearon diversos modelos. Siglo XVIII. Museo Nacional de cerámica, Sèvres.

La emperatriz fundó más de trescientas escuelas primarias, así como la escuela de la Academia de las ciencias, la de los cadetes de artillería y de ingenieros, y sobre todo el famoso instituto Smolnii.

mecenas2

Dánae. Esta obra de Rembrandt pertenecía al rey de Francia y formaba parte de los 566 lienzos de la importante colección de Crozat, negociada por el embajador de Rusia y por Diderot. 1636. Museo del Ermitage. San Petersburgo.

Al igual que Pedro I el Grande, Catalina coleccionó obras de arte y embelleció San Petersburgo con la restauración del puente del Nevá y los palacios del Ermitage, de Taíride y del Arsenal.

mecenas3

El palacio Petrovski de Moscú. Edificado entre 1755 y 1782 por Kazakov en un estilo seudogótico. La fachada mezcla los arcos partidos góticos con las columnas abombadas típicamente rusas.

La emperatriz se rodeó de artistas extranjeros como los arquitectos Vallín de la Mothe, Rinaldi, Quarenghi, o el escultor Falconet, autor de la célebre escultura ecuestre de Pedro I el Grande.

mecenas4

Estatua ecuestre de Pedro I el Grande. Para su realización la emperatriz escogió a Falconet por estar relacionado con los filósofos. Fueron necesarios 8 años para llevar a cabo esta obra que inmortalizó tanto a Pedro como a Catalina. 1778. San Petersburgo.

Los rusos deben también el nacimiento de un arte verdaderamente nacional a Catalina, que descubrió a los arquitectos Starov y Bazhenov, y protegió a los pintores Levitski y Borovikovski.

mecenas5

Retrato de Catalina la Grande por Vladimir Borovikovski

Una época de esplendor que he tratado de haceros llegar a través de esta breve crónica.

¡Confío en que os haya resultado interesante!