ISFAHAN

En 1598 Abbas I hizo de Isfahan su capital. La ciudad era tan bella que un dicho la calificaba como Nefs-e-Djahan, “la mitad del mundo”.

isfahan1

Maydan-i-Sah, la plaza real de Isfahan, imagen cortesía de alamy stock photo. Es uno de los grandes conjuntos arquitectónicos del mundo, edificada en treinta años por el sha Abbas. En su primer plano, al sur, la mezquita del Imán, cuya cúpula recubierta de cerámica es típica del clasicismo persa.

El sha hizo construir una ciudad de urbanismo planificado. En su centro se encontraba la plaza Real, de 500 metros de longitud y bordeada de edificios con arcadas. Allí se celebraban las fiestas. Los nobles jugaban al polo y se anunciaban las grandes decisiones del reino.

isfahan2

Alminares y cúpula de la mezquita del Imán. La parte interior de la cúpula se halla también recubierta de cerámica, lo que contribuye a realzar su misterio. Los alminares enmarcan una entrada monumental.

La plaza se abría a numerosos monumentos importantes: el bazar, la mezquita del Imán, con su cúpula de cerámica azul turquesa, la de Cheik Lutfullah, decorada con arabescos de cerámica de colores, y el palacio de Ali-Kapi.

Este edificio era el de acceso a las residencias reales y albergaba los servicios administrativos y las salas de audiencia del soberano. Abbás lo mandó adornar con ricas pinturas murales, marqueterías, metales preciosos y puertas que se decía procedían del santuario de Ali, el primo del Profeta, a quien los chiitas veneraban.

isfahan3

El puente de Jayu sobre el Zende Rud, río que desciende de los montes Zagros. Isfahán, debió su prosperidad a este curso de agua que riega un amplio oasis donde crecen la adormidera, el melón, el algodón, y el trigo.

Las amplias avenidas, bordeadas de plátanos, kioscos y palacios, los múltiples jardines y los parques reales de las Mil fanegas, todo estaba preparado para el goce de los sentidos.

isfahan5

Mezquita de Lutfullah. Construida en 1617 al este de la Plaza Real, es de líneas arquitectónicas muy puras y se halla totalmente recubierta de cerámica.

Sin embargo en el siglo XVIII, tras la caída de los safawíes, Isfahan volvió a ser una simple capital de provincias, tras su época de fasto y esplendor.

isfahan4

Escena de fiesta en el jardín. Los artistas persas transgredieron muy pronto la tradición coránica de representar figuras humanas. Siglo XVII. Pared pintada de los Mil pilares. Isfahan, Irán.

¡Confío en que os haya resultado interesante!

 

EL CORÁN

Hoy hablaremos de este libro sagrado. Empecemos:

El Corán, que en árabe significa “Recitación” representa para todos los musulmanes el texto sagrado por excelencia: se trata de la palabra de Dios convertida en libro.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cofre para el Corán, mezquita de Damasco. Como cualquier otra religión, el Islam ha generado un arte peculiar. Su mas bella expresión es la decoración con edificios fantásticos y los motivos geométricos.

Los acólitos del profeta aprendían de memoria las revelaciones según éste iba trasmitiéndoselas y las transcribían en piedras lisas, omóplatos de camello y trozos de cuero.

coran5

Biblioteca en una mezquita. Ilustración de uno de los Magamat o sesiones de al- Hariri, un género literario donde las anécdotas cómicas imitan versículos del Corán. Siglo XIII. Biblioteca Nacional, París.

En 652 el califa Utmán, tercer sucesor del profeta, ordenó reunir todos los textos. Esta versión, considerada como la definitiva, sigue estando en vigor en el mundo musulmán.

El Corán se compone de 114 azoras o suras (capítulos), divididos en 6243 versículos, las azoras se han clasificado comenzando por las más largas (la segunda, la Vaca, consta de 286 versículos) y acabando por las más cortas.

coran2

El Corán, texto sagrado para todos los musulmanes es la palabra de Dios transmitida a Mahoma. Se compone de 114 azoras y de 6243 versículos.

Esta clasificación es contraria, por lo general, al orden cronológico. Los capítulos más cortos, y a menudo los más poéticos, corresponden a las revelaciones mecanas entre 612 y 622, y recibieron el nombre de “azoras mecanas”.

coran3

El Islam, religión de la escritura por excelencia, dedica una especial atención a los manuscritos. Puesto que la representación de Alá y de Mahoma estaba prohibida, la caligrafía concentra todo su arte en las letras y en los colores. Página miniada del Corán, colección particular.

En cambio las “azoras medinenses”transmitidas entre 622 y 632, de mayor carácter jurídico, se refieren a la vez a la edificación de la ciudad musulmana, a la definición del dogma y a las prácticas de la nueva religión.

coran4

Corán. La extraordinaria ornamentación que acompaña los textos recuerda el arte del tapiz. Incluso la letra se convierte en un motivo decorativo que se mezcla con los arabescos y entrelazos. El alfabeto se escribe de derecha a izquierda y tan sólo está formado por consonantes y semiconsonantes. Siglo XVI. Biblioteca del Arsenal. París

¡Confío en que os haya resultado interesante acercaros a este singular libro!