TAPA DE LA ALCANTARILLA DEL NÚMERO 73 DE LA CALLE SANTA ENGRACIA

Sobre la acera del número 73 de la calle Santa Engracia se puede ver una tapa de alcantarilla muy distinta a las que existen en el resto de la ciudad.

En ella se lee la inscripción:” Viaje antiguo de agua”. Antiguamente la distribución del agua era totalmente distinta a la que conocemos hoy.

alcantarilla1

Antes de que el Canal de Isabel II fuera inaugurado, a mediados del siglo XIX, existieron distintos puntos de captación de agua en las afueras de Madrid, y una red subterránea de galerías y pozos heredada de los árabes que, con el progresivo crecimiento de la ciudad (en esos momentos Madrid ya alcanzaba los 200 mil habitantes), fue quedando obsoleta.

Los principales lugares de captación de agua potable (Abroñigal Alto, Abroñigal Bajo, Alcubilla y Castellana), pertenecían a la Villa De Madrid, es decir, eran públicos.

En ese tiempo también existieron lugares de abstecimiento privados, como la Fuente del Berro, propiedad de la Corona.

Con el paso del tiempo, estos canales subterráneos fueron poco a poco dejando de cumplir la función de transportar agua, y muchos de ellos fueron demolidos con el fin de construir aparcamientos o túneles.

alcantarilla2

Sin embargo, todavía existen muchos tramos que, o están vacíos, o se utilizan para distintos tipos de cableados. De momento no se pueden visitar, pero no se pierde la esperanza de que, en un futuro cercano, se abran al público interesado en descubrir las entrañas de Madrid.

alcantarilla3

La alcantarilla de la calle Santa Engracia es un testigo del Viaje de la Alcubilla: era una vía por la que accedían al antiguo viaje los técnicos especializados.

El Viaje de la Alcubilla data de 1399 y nace en la Dehesa de Chamartín, en el Valle de la Alcubilla, a 18 metros de profundidad. El conducto seguía la ruta hacia Bravo Murillo y la actual Glorieta de Cuatro Caminos, para luego dividirse en dos ramales: el de la calle de Santa Engracia y el que iba hacia la Glorieta de Quevedo.

alcantarilla4

La tapa de la alcantarilla de la calle Santa Engracia es uno de los pocos vestigios a la vista de los antiguos viajes de agua.

alcantarilla5

¡Confío en que os haya gustado!