LOS CASTILLOS DE BAVIERA. GRANDIOSOS Y MARAVILLOSOS

Desde mi adolescencia me he sentido irremediablemente atrapada por estas joyas que albergan, no sólo una impecable factura arquitectónica, sino retazos apasionantes de la historia de quien los habitó, y de la música de sus ilustres habitantes eventuales, que llenaron con sus notas estos santuarios de la cultura.

Hemos de empezar hablando del rey que les dio el aura de misterio y magnificencia que ha llegado a nuestros días: Luis II. Wagner le llamaba “nuestro Tristán”, ya que reconocía en él al caballero del cisne, su héroe preferido.Luis II de Baviera

He aquí una fotografía del monarca.

Descendiente de los Wittelsbach, que reinaban en Baviera desde el siglo XII, era el ídolo de sus súbditos cuando ascendió al trono a la edad de 19 años. Sin embargo la herencia de los Wittesbach pesaba mucho: Luis I, abuelo del rey, había perdido su trono a causa de las locuras que había cometido por Lola Montes, aunque estaba casado con Teresa de Sajonia- Hildburghausen (dicen que el origen de la Oktoberfest estuvo en la fiesta de esponsales de la real pareja)lola

luisi
  Arriba la Condesa irlandesa de ascendencia española Lola Montes, debajo Luis I
   Si a esto le sumamos que su hermano Otto padecía una enfermedad mental, y su prima era la excéntrica Isabel, Emperatriz austriaca, el cóctel estaba servido.
   Luis II se alió con Austria. Y en 1866 fue derrotado en Sadowa, tras lo cual incitó a los otros príncipes alemanes a reconocer la supremacía de Prusia, lo que le llevó a perder por completo sus prerrogativas reales.
   La magnitud de tales acontecimientos le llevó a refugiarse en la soledad, el drama lírico, y las construcciones quiméricas.
   Luis II mantuvo una apasionada amistad con Wagner, para el que mandó edificar el teatro Bayreuth. No es de extrañar, pues ya le había llamado a su presencia a los 16 años, cautivado por Lohengrim, llegando a decir Wagner de él:” yo soy su Wotan, él es mi Sigfrido”
bayreuth2--644x400
   El imponente teatro.
  Pero el recuerdo del rey Luis II está vinculado a sus castillos: el de Neuschwantein es un castillo feudal delirante, sobre un promontorio rocoso frente a la residencia real de Hohenschwangau; Neuschwanstein_im_Herbst_-_Front_3_604b45f29fneus1
   Interior y exterior del castillo cuyo nombre significa “pequeño cisne de piedra”
   Este tipo de castillos ya no se construían, pero Luis II ideó una ilusión de otros tiempos, integrada en la naturaleza, y con referencias a Tristán e Isolda, los reyes católicos, realizado con las normas de Leonardo Da Vinci, y con iluminación eléctrica y telefonía, ¡Un prodigio!
   Otro de los castillos es el Linderhof, palacete barroco en el bosque, con múltiples sorpresas en sus jardines, empapados de referencias clásicas y musicales.
linderhof
linderhof2

   Exterior de Linderhof arriba, abajo la gruta de Venus.

   Por último tenemos el Herrenchiemsee , construido en la isla de Chiemsee, a imitación de Versalles. Jardines con laberintos, fuentes decoradas…que desgraciadamente quedó inconcluso por falta de medios económicos, y que el rey nunca vio terminado al fallecer antes de que las obras concluyeranHerrenchiemseeherrem

Parajes únicos, mágicos, salidos de una mente exaltada, romántica, vital, y locamente apasionada.

¡Gracias Luis II por hacernos partícipes de esta magia!

Anuncios

DE LAS PEREGRINACIONES, ESOS MÍSTICOS RECORRIDOS EN BUSCA DE LA TRANSCENDENCIA

La verdad es que llevo unos días queriendo escribir este post,  llegada como estoy de  un viaje que me ha llevado, entre otros fantásticos lugares a Santiago de Compostela.

Si busca uno en el diccionario la definición de la palabra peregrinación se encuentra con dos resultados:

  1.  Viaje que se hace por motivos religiosos a un santuario o a un lugar sagrado
  2. Recorrido de un lado a otro que se hace para resolver o buscar algo

A mí me convencen ambas. Investigando un poco en cuáles son las peregrinaciones mi conclusión es que hay 6 a las que prestarles una mayor atención, ya que son mundialmente conocidas todas ellas, pese a existir otras de cuño más recientes que estudiaré en un futuro.

En primer lugar yo hablaría de:

 1.Peregrinación a La Meca. También denominado Hajj, la peregrinación a La Meca es uno de los momentos más importantes en la vida de un musulmán.

El centro de adoración se localiza en la región de Hiyaz, en la nueva Arabia Saudita. La peregrinación al lugar es el quinto y último pilar fundamental del Islam que los fieles se ven obligados a cumplir. Los otros cuatro son la profesión de la fe, la oración, la limosna y el ayuno durante el Ramadán.

Es considerada la más larga del mundo y tiene lugar en el décimo segundo mes del calendario islámico, del día 8 al 12, en los que millones de personas llegan al recinto sagrado.

El viaje a La Meca, se estableció tras la redacción del Corán a la muerte de Mahoma. Por ello, todo musulmán en condiciones física y económicas, debe acudir a la peregrinación al menos una vez en su vida.

Una imagen de la “kaaba” rodeada de millares de fieles.

 2.Peregrinación a Israel. El recorrido inicia con la visita a Jerusalén, considerada la Ciudad Santa y lugar predilecto de los cristianos.

Los lugares recorridos por la Virgen, los Apóstoles y Jesús, atraen a este lugar gran cantidad de peregrinos, aún con la conquista islámica.

La aparición de los musulmanes y la conquista de los Santos Lugares, supuso un cambio en las peregrinaciones a Jerusalén; los impedimentos y malos tratos sufridos por los peregrinos a manos de los musulmanes, fueron la causa para iniciar las Cruzadas y la creación de las Ordenes del Temple.

Los viajantes llegan a los Lugares Santos, con el objetivo de visitar principalmente: el Monte de los Olivos, la tumba ortodoxa de la Virgen María, Monte Calvario y el Santo Sepulcro, Nazareth, el Río Jordán y el Mar de Galilea.

 

 3. Peregrinación a Roma. El Vaticano, en Roma, es otro de los recinto donde cada año miles de fieles acuden para visitar la Santa Sede, donde reside la universalidad de la devoción cristiana

Ahí se localizan las cuatro Basílicas Mayores: San Pedro, Santa María, San Juan de Letrán y San Pablo.

Cabe señalar que la Capilla Sixtina, situada en el Palacio del Vaticano, es la más importante de este lugar, reconocida por sus frescos que adornan las paredes y que fueron pintados por algunos de los más grandes artistas de los siglos XV y XVI.

 4. Capilla de Santo Thomas Becket.  La ciudad de Canterbury era muy popular por la visita de los peregrinos de distintos sitios en Inglaterra a la catedral para buscar la curación de sus males y enfermedades.

En el recinto religioso descansan los restos de Thomas Becket, arzobispo de la sede primada de Inglaterra, quien fuera muerto a merced de cuatro caballeros enviados por Enrique II, el 29  de diciembre de 1170.

La peregrinación a Canterbury se realiza con el fin de observar el manto empapado de sangre que a decir de algunos creyentes, tiene el poder de curar la ceguera, la epilepsia o la lepra.

La catedral es considerada Patrimonio de la Humanidad.

 

En la Ciudad de México, desde hace 479 años, se realiza una de las más importantes y reconocidas a nivel mundial. Millones de personas llegan a la Basílica de Santa María de Guadalupe el 12 de diciembre para ver a “la morenita del Tepeyac”.

A través de viajes que pueden ser a pie, en bicicleta, vehículo o en rodillas, los fieles se congregan en el santuario con el objetivo de tener un acercamiento con la Virgen y hacerle una petición, les cambie su vida o les haga “un milagro”.

La llegada de peregrinos al recinto religioso capitalino no es el único en su tipo. A continuación algunos de los recorridos más impactantes que realizan los fieles de todo el mundo.

 5. Basílica de Guadalupe. Ubicada en la delegación Gustavo A. Madero, en el Distrito Federal, recibe a millones de personas que año con año y de las diferentes entidades de la República Mexicana festejan el aniversario de la aparición de la Virgen de Guadalupe en el Cerro del Tepeyac.

Apareció en 1531, diez años después de la Conquista de México. La mañana del 9 de diciembre se presentó ante Juan Diego, quien se dirigía al Convento de Tlatelolco y le reveló que su deseo era tener un templo en ese llano.

La mayoría de las peregrinaciones que se realizan comienzan precisamente en México, dirigidas por sacerdotes locales de las diferentes delegaciones. Es considerada el segundo santuario católico más visitado del mundo.

 

 6. El camino de Santiago. Se le denomina así a la ruta que recorren los fieles procedentes de España y de Europa en general para llegar a la ciudad de Santiago de Compostela en Galicia.

Existen varias rutas del Camino de Santiago, las más importantes procedentes de Inglaterra, Portugal y Francia, con el propósito de visitar y venerar los restos del apóstol Santiago el Mayor.

Ochos siglos después de la muerte del Apóstol Santiago, en el año 813, un hombre vio una estrella posada en el bosque de Libredón. Se lo comunicó al obispo Teodomiro y al investigar, descubrieron la antigua capilla, donde además existe un cementerio de la época romana.

Una de las rutas principales para llegar es el Camino Francés. El viaje es considerado una de las tres peregrinaciones cristianas en las que se puede conseguir la indulgencia plenaria, el perdón de los pecados cometidos.

Bella imagen de la Catedral Compostelana.

¿Sabeis porqué el Apóstol está enterrado aquí?

Santiago, hijo de Zebedeo, apóstol de Jesucristo viene a predicar por la península Ibérica durante la época de dominación romana mas absoluta. Al parecer – no está demostrado- recorrió la zona de Valencia, Galicia y Aragón sin gran éxito.

 

Santiago ApóstolSe le apareció dos veces  la Virgen, una en la Costa de la Muerte, en Muxia, a bordo de una barca de piedra que reposa en la playa y la otra en la actual Zaragoza sobre un pilar de piedra.

 

Se dice que solo consiguió siete seguidores que se encargaron posteriormente de predicar por estas tierras. A estos se les llamó los Siete Varones Apostólicos y fueronTeodoro, Tesifonte, Cecilio, Eufrasio, Hesiquio, Torcuato e Indalecio ( restos en San Juan de la Peña – Huesca ). Los dejó en Hispania mientras él volvía a Palestina donde como consecuencia de la persecución a los cristianos Herodes Agrippa lo capturó y mandó cortar la cabeza (año 44 de nuestra era).

 

Su cadáver fue abandonado en medio del monte para servir de pastos a las alimañas, pero antes de que esto ocurriera, fue rescatado por dos discípulos que lo introducen en Jaffa (Haifa) en una barca. La leyenda e historias varias hacen que la barca sin velas ni timón llegue milagrosamente, siguiendo el camino del Sol, a Iria Flavia (cerca del actual Padrón).Barca con los restos del Apóstol

 

La llegada de la barca a las costas llega a oídos de la reina Lupa gobernante de aquellas tierras. Le cuentan que al ser depositado el cuerpo del apóstol sobre una losa de piedra, esta se derrite como la cera ajustándose al contorno del cadáver. La reina que es pagana sospecha que esto es obra de magos y les manda encarcelar. Sin embargo son liberados por ángeles celestiales que convencen a la reina para que les deje enterrar el cuerpo en esas tierras en un sitio digno. La reina acepta a regañadientes y les da una carreta tirada por toros bravos. Estos a la voz de los apóstoles se vuelven mansos y llevan al santo hasta el Castro Lupario donde lo entierran y velan hasta que les llega la muerte.

 

EL Castro Lupario y la leyenda de los bueyes.
Tras las persecuciones y prohibiciones de visitar el lugar, se olvidó la existencia del mismo, hasta que en el año 813 el eremita Pelayo observó resplandores y oyó cánticos en el lugar. En base a este suceso se llamaría al lugar Campus Stellae, o Campo de la Estrella, de donde derivaría al actual nombre de Compostela.

El eremita advirtió al obispo de Iria Flavia, Teodomiro, quien después de apartar la maleza descubrió los restos del apóstol identificados por la inscripción en la lápida. Informado el Rey Alfonso II del hallazgo, acudió al lugar y proclamó al apóstol Santiago patrono del reino, edificando allí un santuario que más tarde llegaría a ser la Catedral. A partir de esta declaración oficial los milagros y apariciones se repetirían en el lugar, dando lugar a numerosas historias y leyendas destinadas a infundir valor a los guerreros que luchaban contra los avances del Al-Andalus y a los peregrinos que poco a poco iban trazando el Camino de Santiago.

Una de ellas narra como Ramiro I, en la batalla de Clavijo, venció a las tropas de Abderramán II ayudado por un jinete sobre un caballo blanco que luchaba a su lado y que resultó ser el Apóstol. A partir de entonces surgió el mito que lo convirtió en patrón de la reconquista.

A partir del s. XI Santiago ejerció una fuerte atracción sobre el cristianismo europeo y fue centro de peregrinación multitudinaria, al que acudieron reyes, príncipes y santos.

En los s. XII y XIII, época en que se escribió el “Códice Calixtino”; primera guía del peregrino, la ciudad alcanzó su máximo esplendor. Hoy está de moda tristemente por su robo a manos de un trabajador de la Catedral.  Lo están analizando y radiografiando minuciosamente antes de exhibirlo al público de nuevo.

Fragmento del Códice con los 4 caminos franceses que se funden en Puentelareina.

El Papa Calixto II concedió a la Iglesia Compostelana el “Jubileo Pleno del Año Santo” y Alejandro III lo declaró perpetuo, convirtiéndose Santiago de Compostela en Ciudad Santa junto a Jerusalén y Roma. El Año Santo se celebra cada vez que la festividad del Apóstol, el 25 de Julio, cae en domingo.

El Camino Portugués arrancaría de Valença do Miño, he aquí un mapa:

De Valença do Miño a Tuy, Porriño, Pontevedra, Redondela, Caldas de Reyes y Santiago.

Y el último de los Caminos descubierto hasta la fecha sería el Camino Inglés, he aquí el mapa:

Desde la Coruña pasa por Ferrol,  Pontedeume, Betanzos, Bruma y Deixebre.

Para todos los gustos hay caminos para descubrirse a uno mismo, parar el reloj de nuestra bulliciosa y alocada vida, vivida a golpe de internet, relojes y prisas; perderse en esos parajes replanteándose el verdadero sentido de nuestra existencia, de nuestra vida;y sobre con quien vivirla, y ese sentido de transcendencia del dialogo con Dios que inevitablemente surge, y a veces nos susurra qué debemos encauzar…a mi modo de ver no se paga con dinero. Todos necesitamos esos parones.

¡¿Os animáis a emprender camino? Al final La Compostelana nos espera!

 

 

 

EL GRAN TOUR: UNA COSTUMBRE MUY NOBLE

Hoy me apetece haceros llegar esta fantástica costumbre que estuvo arraigada en los jóvenes de la nobleza británica. que servía como una etapa educativa de aprendizaje y esparcimiento a la vez, previa a lo que se consideraba entrar de lleno en la edad adulta y en el matrimonio.

Interior del Panteón, por Giovanni Paolo Paninni.

Se perseguía con este viaje tanto el acercamiento a la cultura y arte clásico y del Renacimiento, como a la sociedad aristocrática del continente europeo. Dependiendo del presupuesto de quien lo emprendía, su duración oscilaba entre seis meses o varios años.

Cuando se emprendía el viaje, lo normal es que el joven aventurero fuera acompañado por alguien de más edad, a poder ser un clérigo o una persona de la total confianza de la familia, con objeto de refrenar la conducta del mismo y orientarle en el aprendizaje tanto del arte como de la cultura. Después, como “regalo” se le dejaba sólo en las últimas ciudades del recorrido, que solían ser París o Nápoles.

Planeando el Gran Tour.

Aunque su orígen se remonta al siglo XVI, no fue hasta pasada la Revolución Gloriosa cuando se popularizó su realización. A partir de 1730 fue costumbre hondamente arraigada.

A tenor de ello surgirán análogos viajes en Alemania o los Países Bajos, mientras en los de raigambre católica se reservaron exclusivamente a círculos ilustrados selectos.

Para un viajero ingles el Gran Tour solía comenzar en Calais desde donde se partía o bien a París, epicentro cultural de aquella Europa, para recorrer luego Francia hacia el sur, visitando el Valle del Ródano, la Provenza y el Languedoc. Tras ello iban a Ginebra, atraídos por Voltaire, que vivía allí, y que vio notablemente incrementada su fama por estos viajeros ingleses

Voltaire

En Italia, inspirados por Winckelmann se visitaba Turín, milán y Venecia como centros modernos, bajando luego a empaparse de Renacimiento en Florencia, y a Roma, ciudad de visita obligada.

La última parada italiana solía ser Nápoles, que era la ciudad más grande en aquella epoca, y donde eran profusamente estudiadas y observadas las ruinas de Pompeya. Más adelante, y gracias a Goethé se incluyó Sicilia en las visitas.

 

 

Ruinas pompeyanas.

La Revolución Francesa hizo que se eligiese más como destino Alemania, decisión motivada también por el auge de escritores románticos alemanes como Schiller o Goethe; así pues durante esa época se solían visitar ciudades cortesanas como Dresde, Hannover, Berlín…popularizándose cada vez más destinos de ciudades balneario como Baden- Baden o Weimar, …y retornaban embarcando en los Países Bajos, en Hamburgo, o entrando en Francia por la Alsacia.

Baden- Baden

No obstante, las visitas a Italia también las realizaban alemanes, franceses, españoles y suecos de buena posición, y con el auge de Rusia, muchos nobles rusos comenzaron a realizar su particular Grand Tour, que solían comenzar entrando en Alemania por Dresde(Sajonia), para ir luego a Francia o Italia.

A modo de recuerdos que los viajeros se llevaban de vuelta, se pusieron de moda las vistas de Venecia y Roma, de pintores como Canaletto y Giovani Paolo Paninni así como los grabados de ruinas romanas de Piranesi ( aprovechad la exposición de Caixa Fórum para admirar sus obras) y que adquirirían el término de vedoutes. Estas obras, junto con vestigios arqueológicos y demás objetos antiguos, se incluían en el equipaje de los jóvenes británicos y una vez en su país, incidieron en la evolución del arte inglés, tanto en la pintura como en la arquitectura y las artes decorativas de los siglos XVIII y XIX.

Gabinete de antiguedades.

Menos usuales fueron James Boswell, que quiso marchar a Córcega, donde intimó con el independentista corso Pasquale Paoli, o el italiano Giuseppe Baretti, que por recomendación de un amigo viajó por toda España. Gracias a él y a otros viajeros ingleses Granada, Córdoba, Sevilla, y el Levante español, fueron popularizados durante el romanticismo.

Chateaubriand se alejó hasta Jerusalén, y Lord Byron a Grecia, donde se comprometió fuertemente con su causa.

Chateaubriand y Lord Byron

En estos viajes fue apresado el navío Westmorland, y sus colecciones distribuidas por diferentes instituciones españolas. pero esa ya es otra historia.

Libros recomendados: Amelia de Henry Fielding, o Cartas a su hijo, de lord Chesterfield.